Compartir
Publicidad
Publicidad

El caso de las mujeres japonesas que tenían menor índice de cáncer de mama

El caso de las mujeres japonesas que tenían menor índice de cáncer de mama
Guardar
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Entre 1980 y 1981, un experto en medicina estadística de la Universidad de Southern California (USC), Malcolm Pike, viajó a Japón para estudiar en la Comisión de Víctimas de la Bomba Atómica.

Tras investigar los registros médicos de los supervivientes de Hiroshima y Nagasaki, descubrió sorprendido que las mujeres tenían índices de cáncer de mama 6 veces inferiores a los de las mujeres estadounidenses.

Este hecho ya había sido atisbado por la OMS, cuando empezó a publicar estadísticas comparativas sobre la salud en el mundo entero. Pero los oncólogos no se lo explicaban: sin duda no intervenía un factor genético, porque las mujeres japonesas que emigraban a EEUU empezaban a padecer cáncer de mama casi en la misma medida que las estadounidenses.

Esto había llevado a los expertos a sugerir que el responsable era alguna sustancia química tóxica o un virus exclusivo de Occidente.

Pero Pike llegó a la conclusión de que esto no era posible, porque el riesgo de cáncer en las japonesas era elevado entre los 30 y 40 años, aunque luego se redujera bruscamente en la menopausia.

Si un cáncer estaba causado por algún agente tóxico externo, cabría esperar que la tasa se elevase regularmente cada año que pasara, a medida que el número de mutaciones y errores genéticos iba acumulándose con la misma regularidad. Con el cáncer de mama, en cambio, parecía como si algo específico lo condujera a los años reproductivos de una mujer. Es más, las mujeres más jóvenes entre aquellas a las que se les había extirpado los ovarios presentaban un riesgo notablemente inferior de padecer cáncer de mama: cuando sus cuerpos no estaban produciendo estrógenos y progestina cada mes, padecían muchos menos tumores.

Pike supuso, entonces, que el cáncer de mama tenía relación con un proceso de división celular parecido al de los cánceres ovárico y endometrial. Así pues, parecía lógico pensar que el riesgo para una mujer de contraer cáncer de mama estuviera vinculado con la cantidad de estrógenos y progestina que a sus pechos hubiesen estado expuestos a lo largo de su vida.

Precisamente al principio de la pubertad es cuando el cuerpo de la mujer recibe la mayor oleada hormonal, así pues, la diferencia entre chicas adolescentes estadounidenses y chicas adolescentes japonesas tenía que ver con el inicio de la primera regla. Como así fue.

La mujer japonesa nacida a principios del siglo XX tenía su primer periodo a los dieciséis años y medio. Las mujeres estadounidenses nacidas en la misma época tenían su primer periodo a los catorce. Sólo esa diferencia, de acuerdo con sus cálculos, era suficiente para explicar el 40 por ciento de diferencia entre las tasas de cáncer de mama estadounidenses y japonesas.

El otro 25 % de la diferencia la explicaba el peso de las mujeres. En promedio, la mujer japonesa posmenopáusica pesaba unos 45 kg; y la estadounidense, unos 66.

También la dieta pobre en calorías produjo que los ovarios de las mujeres produjeran aproximadamente el 75 % de los estrógenos que producían las mujeres estadounidenses. Eso también explicaba por qué la tasa de cáncer aumentaba en las mujeres que emigraban a EEUU: con la dieta americana, empezaban a menstruar antes, ganaban peso y producían más estrógenos; olvidándose así las teorías sobre sustancias químicas, toxinas y demás.

Vía | Lo que vio el perro de Malcolm Gladwell

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio