Compartir
Publicidad

Cuando la electricidad era lo más parecido a la magia

Cuando la electricidad era lo más parecido a la magia
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hubo un tiempo en que la electricidad era como magia, como un hechizo de Harry Potter. Algo desconocido y extraño que tenía propiedades como de otro mundo. Progresivamente, sin embargo, se fueron descubriendo sus propiedades hasta que la electricidad se volvió una herramienta más al servicio del ser humano. Pero ¿cómo empezó todo?

El término <> procede del ámbar (que en la antigua Grecia se denominaba elektron), un material que, al ser frotado, atraía pequeñas briznas de paja. En 1600, Willian Gilbert descubrió que esta extraña propiedad no solo era exclusiva del ámbar, sino del vidrio, el azufre, la sal y otros materiales a los que llamó <<eléctricos>>.

Un siglo más tarde, Stephen Gray llevó a cabo experimentos que demostraban que la electricidad se transfería de unos cuerpos a otros si se conectaban con un material metálico. En 1733, Charles du Fay señala que hay dos tipos de atracción electrostática, la atractiva y la repulsiva. La repulsiva tenía lugar entre materiales idénticos frotados de la misma manera.

Más tarde, Benjamin Franklin determina que cada cuerpo posee una cantidad justa de fluido eléctrico: al frotar un cuero contra otro, pues, se producía un desequilibrio, quedando uno de los dos cuerpos con defecto de fluido (-) y otro con exceso (+). Hacia 1760, Bernoulli, Priestly y Cavendish llegaron a la conclusión de que la interacción electroestática varía conforme al inverso del cuadrado de la distancia, tal y como ocurría con la gravitatoria. Y en 1785, Charles Coulomb midió esa dependencia estableciendo la ley que lleva su nombre.

Tesla

Misteriosa electricidad

Con todo, a pesar de toda esta espiral de conocimiento acumulado, la electricidad todavía era un misterio. Tal y como señala el Premio Nobel de Física Leon Lederman, en aquella época la electricidad resultaba tan exótica como los quarks (los diminutos y esquivos constituyentes de los protones y neutrones) lo son hoy en día.

Ninguna fórmula de la ciencia convencional de aquella época podía explicar el fenómeno de que, entre el alambre y el metal, sólo hubiera espacio vacío cuando un alambre de cobre actuaba como un imán y atraía limaduras de metal. O cuando se situaba un clavo bajo un electroimán: el clavo se levantaba, a pesar de que la gravedad de toda la masa de la Tierra lo atraía en sentido contrario.

Creando movimiento

Pila
En 1812, Michael Faraday construyó una pila voltaica con siete medios peniques, siete discos de lámina de zinc y seis piezas de papel mojado en agua salada. Y, como consecuencia de que, en 1821, el químico danés Han Christian Oersted descubriera los campos magnéticos generados por corrientes eléctricas, Faraday construyó una serie de aparatos para producir lo que él bautizó como <<rotación electromagnética>>, apareciendo así el motor eléctrico y la dinamo.

Para ello, en 1831, gracias a sus experimentos en colaboración con el inventor y miembro de la Royal Society Charles Wheatstone, Faraday empezó a investigar sobre el fenómeno inducción electromagnética, descubriendo que un imán en movimiento a través de una bobina induce en ella una corriente eléctrica, lo cual le condujo a describir matemáticamente la ley que rige la producción de electricidad por un imán.

Tal y como escribo en el libro Ciencia de alta tensión:

Entonces compuso una imagen mental que le ayudara a conjeturar la razón de aquel pequeño fenómeno. Imaginó que, al igual que una corriente de aire caliente a veces se transformaba en torbellino, una corriente de electricidad ascendente tal vez podría producir vientos espirales de magnetismo que ocasionaran la pequeña rotación de la brújula. Para comprobar su conjetura, Faraday se propuso diseñar otro experimento que demostrara si tales vientos magnéticos eran capaces de hacer girar continuamente cualquier objeto magnético y no simplemente un poco, tal y como sucedía con la brújula de Oersted. Después de varias semanas, Faraday logró su objetivo. A principios de septiembre lastró una barrita imantada por uno de sus polos en el interior de un recipiente de mercurio: así la barrita flotaba verticalmente al igual que lo haría una pequeñísima boya. A continuación, situó un cable vertical en el centro del recipiente e hizo pasar, de abajo a arriba, una corriente eléctrica. Lo que ocurrió fue que la boya imantada empezó a rotar alrededor del alambre en sentido contrario a las agujas del reloj, como si estuviera siendo arrastrada por una corriente invisible. Sus conjeturas, pues, parecían confirmarse, y de añadidura había también construido un rudimentario motor eléctrico, el primero del mundo. Faraday había transformado la electricidad en movimiento, capaz de efectuar trabajo. Era el 3 de septiembre de 1821.

Electro Encabezado
El Quarterly Journal of Science publicó el experimento de Faraday en octubre de 1821 bajo un título ciertamente modesto, habida cuenta de las implicaciones que más tarde acarrearía su descubrimiento: <>. Y el descubrimiento de Faraday de que una fuerza cambiante produce electricidad originó dispositivos prometeicos mucho más eficaces que las pilas de Volta. Las dinamos empezaron a ser tan potentes que en 1865 proporcionaron lámparas de arco de tamaño gigantesco que se usaron en la mayoría de los faros. La electricidad obró su magia en el mundo:

Las resollantes máquinas de vapor que habían caracterizado la Revolución industrial fueron también sustituidas paulatinamente por motores eléctricos más silenciosos y eficientes. Y también acabaron por alimentar el teléfono de Alexander Graham Bell, las bombillas de Thomas Alva Edison o la radio de Guglielmo Marchese Marconi. La electricidad acabó siendo, de hecho, un indicador extremadamente fiable del crecimiento o decrecimiento del producto interior bruto de cualquier país del mundo: cuanto mayor era la producción de electricidad, mayor era la prosperidad de una nación, creando espontáneamente empleos, productos y consumidores.

Michael Faraday, así, contempló cómo Londres, poco a poco, empezaba estar mejor iluminado y cómo esa característica niebla que siempre estaba suspendida en el ambiente (muy romántica pero ciertamente nociva para la salud, pues se debía a la polución que originaban las máquinas de la Revolución industrial) al fin empezaba a disiparse.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio