Compartir
Publicidad

Cuando los coches eléctricos eran más comunes que los de gasolina

Cuando los coches eléctricos eran más comunes que los de gasolina
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El uso de la electricidad para impulsar nuestro coche o nuestra bicicleta, si bien se está generalizando, aún continúa siendo algo inusual, casi exótico. Sin embargo, en los albores del siglo XX, los vehículos eléctricos eran muy comunes.

En aquel tiempo, el vapor, la gasolina y la electricidad competían por la supremacía automotriz y lo hacían casi al mismo nivel, pues los coches eléctricos resultaban mucho más sencillos y fiables, amén de silenciosos y menos contaminantes. En Chicago, por ejemplo, el coche eléctrico dominaba la industria del automóvil.

En 1839, Robert Anderson inventó el que sería el primer “coche” eléctrico de la historia. En realidad se trataba de un carruaje equipado con un motor eléctrico, que alcanzaba los 6 km/h. En 1906 se creó la “Asociación de los Fabricantes de Vehículos Eléctricos”. En 1911, Thomas Edison introdujo nuevos modelos de baterías recargables de niquel-hierro, que permitian una autonomía razonable para la época y velocidades de hasta los 130 km/h. Y 1912 fue probablemente el año del coche eléctrico: por las calles de Estados Undos había más de 30.000, y otros 4.000 circulaban por Europa. En 1918, una quinta parte de todos los taxis de Berlín eran eléctricos.

La desventaja que empieza a ser ventaja

1888 Flocken Elektrowagen Flocken Elektrowagen (1888) considerado el primer coche de fabricación eléctrico.

¿Entonces? ¿Por qué se impuso el motor de gasolina? ¿Por qué no están todas las carreteras del mundo dominadas por vehículos eléctricos? La razón principal estriba en que los vehículos eléctricos deben cargar con sus propias baterías, que éstas no son capaces de almacenar gran cantidad de energía y que, una vez agotadas, precisan de mucho tiempo para recargarse.

La autonomía de aquellos primeros coches eléctricos era de 150 kilómetros, como un coche eléctrico moderno. La diferencia es que aquellos coches eran muy ligeros y apenas podían transportar carga. Un lastre que no era tal para un motor de gasolina, y por ello la balanza se inclinó hacia los motores de combustión. Actualmente los coches eléctricos son más grandes y pueden transportar más peso, por ello la autonomía se ha mantenido en esos 150 kilómetros.

Sin embargo, las tornas parecen estar cambiando poco a poco, como os hablábamos hace unos días a propósito de las nuevas baterías que doblarán su autonomía. Así, para el año 2025 se prevé que aproximadamente el 15% de todos los coches nuevos construidos en el mundo incorporarán, al menos, un sistema de propulsión híbrido. En Europa, más de un tercio de todos los coches nuevos serán accionados eléctricamente.

Probando la electricidad

Img 1277

En una pista de pruebas del RACC tuvimos la oportunidad de probar un coche eléctrico y una bicicleta eléctrica. Concretamente fuimos invitados a la Escuela de Conducción Segura del RACC, en Moraleja de Enmedio, Madrid, donde se nos presentó el área empresarial Mobility Solutions de Bosch: automatización, electrificación y conectividad de la movilidad.

A continuación me podéis verme probando un eBike con accionamiento Bosch, que está integrados en muchas de las principales marcas de eBikes. La unidad de accionamiento proporciona un empuje dinámico, perceptible pero homogéneo gracias a que el sistema toma medidas 1.000 veces por segundo. Desde la asistencia moderada a la máxima potencia, pedalear así es una gozada. Por cuestiones legales, no puedes superar los 25 km/h, y si lo haces, el accionamiento se desactiva y solo dependes ya de los músculos de tus piernas.

Las baterías de litio disponibles son la Power Pack 300 (36V 8,2Ah = 300 Wh) y la Power Pack 400 (36V 11Ah = 400 Wh). Esta última es capaz de proporcionarte más de 180 kilómetros de autonomía máxima en condiciones ideales y en aplicando la asistencia más pequeña. Llega un momento que casi te sientes en un DeLorean cuando el cae el rayo encima y, zas, viajas en el tiempo: a los albores del siglo XX, y también a pleno siglo XXI.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio