Las cinco serpientes más venenosas del mundo
Biología

Las cinco serpientes más venenosas del mundo

En este artículo vamos a comentar las cinco serpientes terrestres más venenosas del mundo teniendo en cuenta tanto la toxicidad de su veneno como la peligrosidad de cada especie, así que, amantes y miedosos de estos animales, este post es para vosotros.

Antes, un poco de información general sobre las serpientes: son reptiles sin patas, algunas de las cuales poseen mordeduras venenosas que utilizan para matar a sus presas antes de ingerirlas.

Todas las serpientes son carnívoras y se alimentan de pequeños animales, aves, insectos, e incluso de otras serpientes en ciertas especies.

A pesar de poseer una mala reputación, las serpientes no suelen atacar a los humanos. La mayoría lo hacen tras ser atacadas o lastimadas previamente. Si uno mira dónde pisa y hace suficiente ruido, el animal se alejará de su camino en vez de esperar a que uno la pise.

Pues bien, a continuación os contamos las 5 serpientes más venenosas del mundo:

5. Daboia russelii (Vipera Russellii)

Daboia Russelii

Más conocida como Víbora Rusell, se encuentra en Asia a lo largo del subcontinente indio, la mayor parte de Asia Sudoriental, China meridional y Taiwán. A pesar de estar en la quinta posición, es la víbora que produce el mayor número de mordeduras graves y fatales en todo el mundo.

4. Cobra Real (Ophiophagus Hannah)

Ophiophagus Hannah

Es la serpiente venenosa más grande que existe, y puede alcanzar (e incluso superar) los cinco metros de longitud. Su veneno no es de lo más fuertes, pero posee la capacidad de inocular grandes cantidades por mordida, de ahí su letalidad.

3. Cobra Filipina (Naja Naja Philippinensis)

Naja Naja Philippinensis

Endémica de Filipinas, es de comportamiento agresivo y habita en la jungla densa o en campos abiertos. Es utilizada en Oriente por los encantadores de serpientes debido a que responden bien a las señales visuales.

2. Krait comun (Bungarus Caeruleus)

Bungarus Caeruleus

Las especies del género Bungarus contienen veneno neurotóxico 16 veces más potente que el de una cobra. Podemos encontrarla únicamente en el subcontinente indio y en el Sureste Asiático.

1. Taipán (Oxyuranus)

Oxyuranus Microlepidotus

Por fin, la medalla de oro es para el género Oxyuranus.

Existen tres subespecies: Taipán del interior (Oxyuranus microlepidotus), la costera (Oxyuranus scutellatus scutellatus) y la papuana (Oxyuranus scutellatus canni), todas ellas grandes, rápidas y muy venenosas procedentes de Australasia (Australia, Melanesia y Nueva Zelanda).

La más tóxica es el taipán de interior (Oxyuranus microlepidotus). Una única mordedura alberga el veneno suficiente para matar a 125 personas.


Dependiendo de las variables que miremos, también podría entrar en el listado la mamba negra (Dendroaspis polylepis), la serpiente venenosa más grande de África, cuya mordedura puede matar a 10 personas.

Espero que hayáis disfrutado o, al menos, apuntado los sitios de dónde proceden por si alguno es “serpentófobo“ o algo así.

Vía | LaReserva

Temas
Inicio