Compartir
Publicidad
Publicidad

Se descubre cómo funcionan los sensores biológicos de canal BK

Se descubre cómo funcionan los sensores biológicos de canal BK
Guardar
4 Comentarios
Publicidad



En la imagen se ilustra como el sensor de canal BK abre una entrada en la membrana celular para permitir que un flujo de iones atraviese el canal. Imagen de UCLA

Un sensor biológico es una parte crítica del sistema de control de las célculas humanas capaz de accionar una serie de actividades. Un tipo de sensor conocido como gating ring, sensor de canal BK, es capaz de abrir a través de la membrana celular un camino de entrada a los iones de potasio. Los canales BK están presentes en la mayoría de las células del cuerpo y regulan algunos procesos biológicos fundamentales como la presión arterial, la señalización eléctrica en el cerebro y el sistema nervioso, el pelo del oído interno de ajuste que afecta a la audición, la secreción de insulina, etc.

Este descubrimiento se ha publicado en la revista Journal of Biological Chemistry y se ha catalogado como “Paper of the Week” y es probable que pueda ayudar al desarrollo de terapias específicas contra enfermedades como la hipertensión y la epilepsia genética.

Al igual que un detector de humo detecta su entorno y responde emitiendo una señal acústica, las células controlan su entorno intracelular a partir de unos sensores moleculares para evaluar su estado y provocar unas acciones.

Aunque sigue sin comprenderse completamente la funcionalidad de este sensor, los investigadores del UCLA (University of California – Los Angeles) han descubierto por primera vez su mecanismo molecular, lo que supone un nuevo rayo de luz sobre la complejidad de los sistemas de control celulares.

“Hemos sido capaces de resolver los cambios biofísicos que ocurren en el sensor, en condiciones parecidas a las presentes en el interior de una célula viva, por lo que creemos que estas transformaciones reflejan los eventos moleculares que ocurren cuando los canales BK operan en el cuerpo”, dijo el jefe del equipo de investigación Riccardo Olcese.

Vía | University of California – Los Angeles

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio