Compartir
Publicidad

Los perros pueden llegar a sentir una empatía similar a la de los humanos

Los perros pueden llegar a sentir una empatía similar a la de los humanos
0 Comentarios
Publicidad

Un estudio reciente de la revista Learning and Behavior muestra que los perros sienten y actúan sobre la empatía.

Esta demostración de empatía era de esperar, ya que los perros han estado viviendo junto a los humanos durante milenios. Los perros fueron domesticados dos veces por los humanos hace aproximadamente 12.500 años: una vez en Asia y otra vez en lo que hoy es Europa occidental.

Empatía canina

En el estudio, 34 perros, de los cuales 16 eran perros de terapia, y sus dueños estaban separados por una puerta cerrada y opaca. Los perros fueron conectados a un monitor de ritmo cardíaco para medir sus niveles de estrés. Después de un rato, los dueños tararearon o emitieron un "grito angustiado".

Los investigadores midieron cuánto tiempo tardaron los perros en reaccionar. Descubrieron que los perros cuyos dueños dieron el grito angustiado abrieron la puerta 3 veces más rápido que aquellos cuyos dueños acababan de tararear.

Sus niveles de estrés aumentaron, pero solo lo suficiente como para cumplir la tarea de abrir la puerta. Es decir, que los perros reprimieron sus propios sentimientos de angustia para ser útiles.

Ni los humanos ni los perros pueden ayudar cuando los niveles de estrés se corresponden con la persona estresada. Después de todo, ¿cuál es el beneficio biológico de igualar los niveles de estrés con alguien que lo necesita?

Curiosamente, los perros cuyos dueños tararearon no alteraron los niveles de estrés, sino que abrieron la puerta por curiosidad. Y los perros de terapia no abrieron la puerta más rápido que los otros perros.

Según Julia Meyers-Manor, de Ripon College, coautora del estudio:

Parece que adoptar el estado emocional de otra persona a través del contagio emocional por sí solo no es suficiente para motivar una respuesta de ayuda empática; de lo contrario, los perros más estresados ​​también podrían haber abierto la puerta. El alcance de esta respuesta empática y bajo qué condiciones se puede obtener merece una investigación más profunda, especialmente porque puede mejorar nuestra comprensión de la historia evolutiva compartida de humanos y perros.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio