Publicidad

Bajo la influencia del alcohol, las moscas también son sexualmente parecidas a los humanos

Bajo la influencia del alcohol, las moscas también son sexualmente parecidas a los humanos
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

A pesar de que el alcohol es un tóxico y que ni siquiera una simple copita de vino puede considerarse como saludable, es uno de los tóxicos más usados para tornar más desenfadadas nuestras relaciones sociales.

Y también para deshinibirnos más sexualmente. Algo que, según un nuevo estudio, también tiene lugar con las moscas hembra, además de que también son (como nosotros) menos selectivas a la hora de escoger pareja y tienen sexo antes.

Selección natural

a

El estudio se ha realizado con moscas Drosophila para, en el fondo, entender mejor a los humanos, concretamente para comprender fisiológicamente el efecto del etanol sobre el comportamiento sexual de la mosca de la fruta o Drosophila melanogaster.

El alcohol tiene una fuerte relación causal con la excitación sexual y el comportamiento sexual desinhibido en los humanos; sin embargo, el apoyo fisiológico para esta noción es endeble: un modelo animal resulta importante para entenderlo mejor porque, entre otras cosas, un 75% de los genes relacionados con enfermedades descritas en el ser humano, tienen correspondencia en el código genético de la drosophila, y un 50% de las proteínas de la mosca tienen análogos en los humanos.

Por otra parte, si el alcohol altera la elección femenina del compañero, su consumo también afectará la selección sexual, un mecanismo importante de la evolución natural. Así que al usarse moscas afectadas por los efectos del alcohol también se quería probar no solo cuáles eran sus elecciones sexuales, el número de ellas o la duración de la cópula, sino cómo todo este nuevo comportamiento acarreaba en la variación genética de una población de moscas.

Lo que se halló es que el consumo de alcohol no afectó la duración de la cópula, pero redujo la elección femenina y debilitó la fuerza de la preferencia de pareja, ya que las hembras se aparearon más rápidamente y con más machos después de consumir alcohol, reduciendo potencialmente la fuerza de la selección sexual. En esta ocasión, el alcohol vence a Darwin.

En otro estudio de 2008 se probó ya que las moscas macho que consumían alcohol sufrían tal desinhibición que incluso cortejaban a otros machos. Los machos tratados con etanol también desarrollaron sensibilización conductual, una forma de plasticidad asociada con la adicción.

En otro estudio publicado en Science en 2012, los investigadores sugerían ya que el alcohol estimula el cerebro de las moscas como un "premio" similar a la conquista sexual.

El trabajo apunta a un químico cerebral llamado neuropéptido F, que parece estar regulado por el comportamiento de la mosca. Los cerebros humanos tienen un compuesto químico similar, que puede reaccionar de modo parecido. El hallazgo, tal y como explicó Troy Zars, uno de los científicos de la Universidad de California que han realizado la investigación, puede resultar clave para entender cómo los machos buscan consuelo tras ser rechazados por las hembras y podría ayudar a tratar las adicciones humanas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir