Publicidad

Esta hidra es casi imposible de matar

Esta hidra es casi imposible de matar
14 comentarios

Publicidad

Al estilo de algunos superhéroes que son capaces de restituir los miembros perdidos, o incluso curar heridas y escoriaciones a velocidad de vértigo, la hidra parece inmortal. No en vano, la sorprendente capacidad regenerativa de las hidras ha interesado a los biólogos desde el siglo XVI.

Las hidras se pasan la mayor parte del tiempo con los tentáculos extendidos, esperando que pase por delante alguna presa. Miden unos pocos milímetros y son depredadores. Pero si le cortas uno de los tentáculos, volverá a crecer. Hasta aquí, sorprendente. Pero si de verdad quieres que se te caiga la mandíbula al suelo, entonces puedes pasar una hidra por una picadora de carne, contemplar el resultado, y descubrir que, poco a poco, de la masa triturada va formándose de nuevo el cuerpo. Como el T-1000 de Terminator 2. ¿Cuál es su secreto?

Ulrich Technau y sus colegas de la Universidad de California en Berkeley llevaron al límite la capacidad regenerativa de las hidras, descubriendo que el secreto reside en mantener la cabeza indemne. Las hidras usan sus cabezas para enviar constantemente señales diciendo al resto de sus células dónde ir y en qué deben convertirse.

Cuando una hidra se convierte en puré, la cabeza se encuentra dispersa en trozos. Pero sólo que unas pocas células conserven su identidad como células de la cabeza, es suficiente para volver a formarse, lo que pone en evidencia de nuevo hasta qué punto existe la individualidad (la de la hidra, y también la nuestra).

Según Technau y sus colegas, la hidra solo necesita entre cinco y veinte de estas células para formar un nuevo cuerpo. Debido a que hay muchas más de veinte células en la cabeza de la hidra original, y debido a que estas células se repartirán al azar cuando el animal se triture, estas células crearán órdenes para hacer nuevos cuerpos independientes. Y entonces un individuo se conviertirá en muchos individuos.

Las hidras son las criaturas más asombrosas en lo tocante a regeneración, pero no son las únicas: de los 34 grandes grupos de animales reconocidos actualmente, 16 pueden reconstruir su cuerpo a partir de fragmentos y 17 pueden recuperar partes amputadas.

Vía | The Conversation

Foto | Wikipedia

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir