Compartir
Publicidad

El Raimbow Warrior II vetado en Valencia por iniciativa de la Copa América

El Raimbow Warrior II vetado en Valencia por iniciativa de la Copa América
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La prensa de ayer recogía la noticia del inicio de la nueva campaña de Greenpeace, "Recuperemos el Mediterráneo".

La organización ecologista lanzaba un mensaje de esperanza que pretendía concienciar a la población de la necesidad y de la posibilidad de establecer algunas medidas para salvar un mar enfermo, el cual se degrada poco a poco desde hace ya muchos años.

La parte española de la campaña debía comenzar hoy en la ciudad del Turia, en Valencia, donde estaba previsto celebrar una rueda de prensa. Sin embargo el Rainbow Warrior II, uno de los buques de la organización, no ha conseguido entrar en el puerto valenciano, donde se ha impedido el paso al barco por decisión de una empresa privada: la de la copa América.

Finalmente, esta mañana, el buque ha conseguido atracar en Sagunto, ciudad donde se ha continuado con los planes previstos para el inicio de la campaña.

Al parecer, los ecologistas de Greenpeace no son bienvenidos en Valencia. Hace cuatro años, el mismo buque fue retenido en el puerto valenciano durante un mes y obligado a pagar una multa millonaria, cuando intentaba impedir la entrada de un carguero que transportaba madera ilegal. En aquella ocasión, fueron las autoridades portuarias, las que pusieron problemas a la entrada del buque en el puerto.

Desde Greenpeace se aboga por la potenciación de las reservas marinas en el Mediterráneo, las cuales en pocos años han conseguido multiplicar por diez la biomasa marina. Además se proponen medidas a favor de la recuperación de especies pesqueras, de la depuración de aguas residuales y del impulso de energías renovables, así como planes contra la fiebre constructora y la urbanización irresponsable.

Las campañas de Greenpeace persiguen la mejora de los ecosistemas y sus propuestas deberían representar un avance en la reuperación de zonas degradadas y una salvaguarda de la biodiversidad. A pesar de ello, la popularidad de la organización está cayendo en picado en algunos sectores, especialmente si se compara con el respaldo popular con que contaba años atrás.

Probablemente, Greenpeace debería replantearse algunas cuestiones, empezando quizás por sus métodos de actuación, ya que la repercusión de sus acciones depende en gran parte del apoyo de la gente de la calle.

En cualquier caso, como señalaba Juantxo López de Uralde, director de Greenpeace en España, parece inconcebible que una empresa privada ponga condiciones que limitan la libertad de expresión en un lugar público, tal como ha sucedido hoy en el puerto de Valencia.

Vía | El mundo Más información | Greenpeace afirma que el Mediterráneo sólo se salvará si aumenta la protección

Genciencia | Tag: greenpeace

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio