Compartir
Publicidad

¿Cuántos animales se sacrifican por experimentación científica?

¿Cuántos animales se sacrifican por experimentación científica?
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un tema muy controvertido en cuanto a investigación biológica se refiere es la experimentación con animales. El término animales es aquí muy genérico, porque si hablamos de experimentar con grandes simios, cerdos, perros, ratones o moscas no tomaremos en igual consideración a todos ellos. La mayoría de las personas no sienten tanto sobrecogimiento con las moscas como con los grandes simios a la hora de experimentar.

Hay quien dice que no debería hacerse experimentación porque si tomamos una placa de Petri y comprobamos el comportamiento con unas cuantas células ya tendremos el resultado. Pero no es así. Si hemos de probar un nuevo fármaco, por ejemplo, podemos saber cómo se comporta en dicha placa de Petri; pero no sabemos qué efectos secundarios va a tener, si va a resultar tóxico. Es entonces cuando se utilizan animales para hacer estas pruebas.

La experimentación con animales no es un tema reciente. Ya lo hacían los griegos entre los siglos II y IV a. C.; tanto Aristóteles como Erasístrato. En el siglo II de nuestra era Galeno practicó la vivisección (disección de un animal cuando aún está vivo) y utilizó animales para probar nuevos métodos quirúrgicos antes de aplicarlos en humanos. Si alguien fuera a practicaros una nueva técnica quirúrgica por primera vez, ¿estaríais más tranquilos si el cirujano lo hubiera probado antes en animales?

En Europa está prohibida la experimentación con los grandes simios: chimpancés, orangutanes y gorilas; aunque la ley contempla excepciones si se dieran el caso de situaciones que fueran sólo solucionables gracias a ellos. Hoy día se utilizan macacos para el estudio del párkinson y el alzheimer.

Hay que diferenciar dos aspectos: uno es la cantidad de animales que se dedican a ello y otro el trato que se da a dichos animales. A este respecto, todos entendemos que si se experimenta con un animal hay que hacerlo de manera que sufra lo menos posible, tanto física como psicológicamente. Este aspecto es muy difícil de medir y cuantificar. No obstante, hay quien se escandaliza por la cantidad de animales que mueren para ello. Y esto sí es cuantificable.

Animales que consumimos en una vida

Pero antes de hablar de cantidad de animales que mueren utilizados en experimentación demos algunos números de animales que mueren, por ejemplo, para alimentarnos. En EEUU, según el el dailymail, en una vida humana se consumen de media más de 7.000 animales, que incluyen 11 vacas, 27 cerdos y 2.500 pollos. Los británicos no andan muy lejos, con un total de 7.500 animales consumidos al año, entre los que hay 80 pavos, 30 vacas y 4.500 pescados.

También podemos pensar en los 10 millones de animales atropellados en las carreteras en España. Si lo extrapoláramos al número de animales muertos en los 78 años que vive de media una persona en Europa, a lo largo de una vida habríamos matado aproximadamente a 20 animales por persona.

¿Cuántos animales se consumen por investigación y por europeo? La respuesta es 2 ratones y media rata por persona y vida; y eso es el 98% de los mamíferos utilizados en investigación. No se utilizan para testear cosméticos, pues está prohibido en Europa, sino que se utilizan para tratamientos en cáncer, asma, enfermedades mentales, etc.; prácticamente cualquier tratamiento médico y, también importante, para hacer avances en tratamientos veterinarios (¿quien renunciaría a tener tratamientos veterinarios para su mascota o su ganado?).

Para obtener la vacuna de la polio se requirieron del orden de 150 chimpancés. Pero hemos de pensar que con esta vacuna más de medio millón de niños han salvado la vida y puede que 10 millones de personas no estén paralizadas. Eso no quiere decir que siempre se deban utilizar animales. Realmente, los científicos intentan reducir el número de animales, pues sale más caro y requiere más tiempo una investigación con ellos.

Muchos científicos se encuentran cuando salen de sus trabajos con grupos de personas que los llaman asesinos. Esas mismas personas se han beneficiado, a buen seguro, de los experimentos que han hecho sobre animales.

La famosa primatóloga Jane Goodall, siempre se ha negado a la experimentación con grandes simios. Hay que saber, no obstante, que en los últimos años, uno de cada tres gorilas que existían en el planeta ha muerto a causa del virus del ébola. Para encontrar una curación, tanto de estos animales como para nosotros, se necesita experimentar con animales. Ante las críticas contra estos experimentos, el principal autor de la vacuna, Peter D. Walsh, llegó a afirmar que Jane Goodall está contribuyendo significativamente a la extinción de los chimpancés.

Juan Lerma, Director del Instituto de Neurociencias de Alicante, afirmó:

La sociedad está establecida en una hipocresía galopante. La investigación con animales salva millones de vidas, humanas y animales. Los partidarios de la prohibición tendrán que explicar sus razones para no querer evitar muertes y sufrimiento.

Fuente | Documento Cosce sobre el uso de animales en investigación científica
Fuente | Charla de Sergio Pérez Acebrón
Fuente | Dailymail
Foto | Pixabay

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio