Cuando las nuevas madres se quejan de las noches de insomnio cuidando a sus bebés les quitan años de vida, podrían tener razón

Cuando las nuevas madres se quejan de las noches de insomnio cuidando a sus bebés les quitan años de vida, podrían tener razón
Sin comentarios

Según una investigación de UCLA publicada en la revista Sleep Health, las quejas populares de que las madres están perdiendo años de vida debido al esfuerzo de pasar muchas noches de insomnio cuidando a sus hijos recién nacidos podrían ser literalaes: se ha descubierto un vínculo entre la pérdida de sueño de las nuevas madres y el envejecimiento acelerado.

33 madres y su ADN

Para llegar a esta conclusión, se estudiaron a 33 madres durante sus embarazos y el primer año de vida de sus bebés, analizando el ADN de las mujeres a partir de muestras de sangre para determinar su "edad biológica", que puede diferir de la edad cronológica. Descubrieron así que un año después de dar a luz, la edad biológica de las madres que dormían menos de siete horas por noche en la marca de los seis meses era de tres a siete años mayor que las que dormían siete horas o más.

Las madres que dormían menos de siete horas también tenían telómeros más cortos en sus glóbulos blancos. Estos pequeños trozos de ADN en los extremos de los cromosomas actúan como tapas protectoras, como las puntas de plástico en los extremos de los cordones de los zapatos. Los telómeros acortados se han relacionado con un mayor riesgo de cáncer, enfermedades cardiovasculares y de otro tipo y muerte más temprana.

Si bien el sueño nocturno de las participantes variaba de cinco a nueve horas, más de la mitad dormían menos de siete horas, tanto seis meses como un año después de dar a luz.

LCon todo, la cohorte del estudio, que incluyó a mujeres que tenían entre 23 y 45 años de edad seis meses después del parto, no es una muestra representativa grande de mujeres, dijeron los autores, y se necesitan más estudios para comprender mejor el impacto a largo plazo de la pérdida del sueño en las madres primerizas.

El estudio utilizó los últimos métodos científicos de análisis de cambios en el ADN para evaluar el envejecimiento biológico, también conocido como envejecimiento epigenético. El ADN proporciona el código para producir proteínas, que llevan a cabo muchas funciones en las células de nuestro cuerpo, y la epigenética se centra en si las regiones de este código están "abiertas" o "cerradas". Debido a que sitios específicos dentro del ADN se activan o desactivan con el envejecimiento, el proceso actúa como una especie de reloj.

Temas
Inicio