Compartir
Publicidad
Publicidad

¡Ya lo decía Einstein!

¡Ya lo decía Einstein!
Guardar
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Por primera vez, y después de cincuenta años desde que se planteó el proyecto, un experimento de la NASA, el Gravity Probe-B (GP-B), ha conseguido por fin medir con toda precisión dos aspectos cruciales de la Teoría General de la Relatividad de Einstein.

El hallazgo ha sido publicado en la edición online de Physical Review Letters.

El primero de los dos efectos recién demostrados es el geodésico o, lo que es lo mismo, la deformación del espacio y el tiempo alrededor de un cuerpo gravitacional.

El segundo es la torsión por arrastre, que es la cantidad de espacio y tiempo que un objeto en rotación arrastra tras de sí a medida que gira.

Francis Everitt, físico de la Universidad de Stanford e investigador principal del experimento, asegura (ademas de que Einstein sigue vivo) :

En el Universo de Einstein el espacio y el tiempo son deformados por la gravedad. La Tierra distorsiona el espacio que la rodea muy ligeramente a causa de su gravedad

Einstein formuló su teoría hace casi un siglo, mucho tiempo antes de que existiera la tecnología necesaria para comprobarla experimentalmente.

Ahora, el Gravity Probe-B ha conseguido comprobar las dos predicciones einstenianas con una precisión sin precedentes mientras apuntaba a una estrella concreta, IM Pegasi, desde su posición, en órbita polar alrededor de la Tierra.

Si la gravedad no afectara en absoluto al espacio y el tiempo, los giroscopios del satélite siempre apuntarían en la misma dirección. Sin embargo, y esa es la confirmación de las ideas einstenianas, los giroscopios experimentaron ligeros cambios en la dirección de su rotación, algo que sólo puede achacarse a la deformación del espacio y el tiempo alrededor de nuestro planeta.

Imagine que la Tierra está sumergida en miel. A medida que el planeta gira, la miel de alrededor forma remolinos, y eso es lo mismo que sucede con el espacio y el tiempo

GP-B ha confirmado dos de las más profundas predicciones del universo de Einstein, algo que tendrá enormes implicaciones en la investigación astrofísica.

En 2004, año en que fue puesto en órbita, el ingenio empezó a recolectar datos, tarea que no terminó hasta diciembre de 2010.

La medida exacta de los efectos predichos por Einstein tendrá un gran impacto en numerosos campos de la Física.

Y servirá también para desarrollar nuevas tecnologías y aplicaciones basadas en GPS lo suficientemente precisas, por ejemplo, para permitir que los aviones aterricen sin ayuda alguna.

Vía | Physical Review Letters

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos