Compartir
Publicidad

Una gran cantidad de planetas habitables en la Vía Láctea

Una gran cantidad de planetas habitables en la Vía Láctea
9 Comentarios
Publicidad


Existen 100 mil millones de estrellas en la Vía Láctea. Las observaciones muestran que lo normal es que existan planetas que orbiten estas estrellas. Aproximadamente una de cada diez estrellas poseen un planeta del tamaño de la Tierra con una órbita que, si existiera agua y atmósfera, podría crear una temperatura y un clima parecido al nuestro, lo que implicaría que podríamos vivir allí.

Un equipo internacional ha utilizado una técnica conocida como microlente gravitacional para medir cómo de comunes son los planetas de la Vía Láctea. Tras seis años observando millones de estrellas coinciden en que lo común es que existan estrellas con planetas orbitando a su alrededor.

Empleando un método áltamente sensible a los planetas que se encuentren en una zona habitable, un grupo de astrónomos del Niels Bohr Institute han descubierto que la mayoría de las estrellas de nuestra galaxia se parecen más a la Tierra, Mercurio, Venus y Marte que a planetas como Júpiter y Saturnio. Los resultados de este estudio se han publicado en la revista Nature.

Tal y como explica el astrónomo Uffe Gråe Jørgensen, director del grupo de investigación de Astrofísica y Ciencias Planetarias en el Instituto Niels Bohr en la Universidad de Copenhague:

Nuestros resultados muestran que los planetas que orbitan alrededor de estrellas son más la regla común que la excepción. En un típico sistema solar, aproximadamente cuatro planetas poseen sus órbitan en una zona terrestre. En promedio, hay 1.6 planetas en el área alrededor de las estrellas que coresponde a la zona comprendida entre Venus y Saturno.

Más de 1.000 exoplanetas —planeta que orbita una estrella diferente al Sol, es decir, fuera de nuestro Sistema Solar— han sido encontrados en nuestra galaxia, y la mayoría se han encontrado utilizando el método de velocidad radial o el método del tránsito. Con el primero se miden los movimientos circulares de un conjunto de rocas debido a la fuerza gravitacional de un planeta. Con el segundo se miden los cambios periódicos en el brillo de una estrella. Estos métodos son los más utilizados a la hora de encontrar planetas en órbitas pequeñas alrededor de una estrella.

Vía | University of Copenhagen
Imagen | ESO/M. Kornmesser

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio