Compartir
Publicidad

La NASA concluye su estudio para conocer mejor a los "gigantes de hielo"

La NASA concluye su estudio para conocer mejor a los "gigantes de hielo"
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los dos gigantes de hielo que hay en nuestro sistema solar, Neptuno y Urano, son dos grandes desconocidos.

Ahora la NASA ha patrocinado un estudio que identifica las preguntas científicas que una misión a estos planetas debería abordar, analizando qué instrumentos, naves espaciales, rutas de vuelo y tecnologías que podrían utilizarse para lograrlo. La Agencia Espacial Europea (ESA) también participó en el estudio.

Los gigantes de hielo

Hasta la fecha, Urano y Neptuno han sido visitados brevemente por una nave espacial, Voyager 2, que pasó rápidamente por Urano en 1986 y por Neptuno en 1989, como parte de su gran recorrido de descubrimiento. La Voyager 2 también nos ofreció imágenes de nubes blancas de metano helado que sobrevolaban la superficie de Neptuno y el “Ojo del Mago”, una tormenta anticiclónica en el hemisferio sur.

Pero nuestra ignorancia sobre estos planetas es enorme. No sabemos cómo se formaron estos planetas y por qué ellos y sus lunas se ven como lo hacen.

Compositional Differences Of Planets

Colectivamente, Urano y Neptuno son conocidos como "gigantes de hielo". A pesar de ese nombre, se cree que hay relativamente poco hielo sólido en ellos hoy en día, si bien se considera que que hay un océano líquido masivo bajo sus nubes, que representa aproximadamente dos tercios de su masa total.

Esto los hace fundamentalmente diferentes de los planetas gigantes de gas, Júpiter y Saturno (que tienen aproximadamente un 85 por ciento de gas como masa) y planetas terrestres como la Tierra o Marte, que básicamente están compuestos de roca en un el 100 por ciento.

No está claro cómo o dónde se forman los planetas gigantes de hielo, por qué sus campos magnéticos están extrañamente orientados y qué es lo que impulsa la actividad geológica en algunas de sus lunas. Estos misterios los hacen científicamente importantes, y esta importancia se ve reforzada por el descubrimiento de que muchos planetas alrededor de otras estrellas parecen ser similares a nuestros propios gigantes de hielo.

Estas son las consideraciones que se han tenido en cuenta en el estudio mencionado a fin de que empecemos a preparar una misión de reconocimiento. Lo podéis consultar aquí, tanto el resumen como el completo de 529 páginas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio