Compartir
Publicidad

Este año vamos a ir a buscar muestras de la Luna gracias a China

Este año vamos a ir a buscar muestras de la Luna gracias a China
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde el Centro de Lanzamiento Wenchang en la isla sureña de Hainan, a bordo de un cohete pesado Larga Marcha 5, China planea lanzar la sonda lunar Chang'e-5 a finales de noviembre de 2017.

Con un peso de 8,2 toneladas, la sonda lunar se compone de cuatro partes: un orbitador y módulos atrrizaje, ascenso y retorno. Lo más emocionante es que la misión regresará a la Tierra y traerá consigo muestras de la Luna.

Las primeras muestras en mucho tiempo

El aterrizador pondrá muestras de la Luna en un recipiente en el ascensor después del aterrizaje. Entonces, el ascensor despegará de la Luna para atracar con el orbitador y el módulo de retorno que orbita la Luna, y transferirá las muestras a este último.

El orbitador y el módulo de retorno regresan a la Tierra, separándose unos de otros cuando están a varios miles de kilómetros de la Tierra. Finalmente, el módulo de retorno volverá a entrar en la Tierra.

La sonda Chang’e 5 será la nave automática más compleja jamás lanzada a la Luna. Usará un taladro para excavar hasta los dos metros de profundidad. Y China ya ha declaro su intención de lanzar la Chang’e 6, una réplica de la Chang’e 5, a** comienzos de la próxima década para traer muestras de la cara oculta**.

Fotonoticia 20170123122259 644

¿Y las otras muestras?

La primera vez que fuimos a la Luna, en la misión Apolo, ya trajimos a casa diversas muestras lunares. Concretamente, 382 kg de rocas lunares a la Tierra de los viajes emprendidos al satélite entre 1969 y 1972. El 83% de ese material permanece sin examinar conservado en nitrógeno en el Centro Espacial Johnson de la NASA (JSC) en Houston. El otro 17% se ha destinado al estudio en diferentes laboratorios.

Sin embargo, no están resistiendo el paso del tiempo y un estudio alerta de que se han deteriorado significativamente. Por ejemplo, el diámetro de partícula medio se ha reducido de 78 micras a 33 micras. La explicación más probable para la degradación es el daño causado por el vapor de agua.

"Puede ser que sea exacto decir que los suelos lunares traídos por el programa Apolo se están literalmente convirtiendo en polvo", según el estudio dirigido por Bonnie Cooper, de la Universidad de Hanyang en Corea del Sur.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio