Compartir

El Kamasutra espacial: sexo entre astronautas

El Kamasutra espacial: sexo entre astronautas
Guardar
7 Comentarios

Muchos conspiranoicos creen que la NASA trata de ocultar que en realidad nunca viajó a la Luna. O que en Marte hay caras. O que mantienen comunicación fluida con extraterrestres de Raticulín.

Leyendas aparte, lo que es innegable es que la agencia espacial norteamericana siempre ha corrido un tupido velo sobre la existencia de relaciones sexuales en el espacio. Fisiológicamente, nada impide un apareamiento en microgravedad, pero ¿los astronautas realmente necesitan sexo allí arriba?

En una vida prolongada en una estación espacial, por ejemplo, es imprescindible atender a las servidumbres fisiológicas. En todas las estaciones hay “baños”. Conocemos los ingeniosos métodos para hacer aguas mayores y menores. Pero ¿y el sexo?

Tal vez allí arriba nadie piense en el sexo. O tal vez se liberen de esas tensiones de una forma rápida y profiláctica, a pesar de que la masturbación no esté muy bien vista por ciertas religiones (según el teólogo Giordano Muraro, del Vaticano, “la masturbación es como tener un Ferrari e ir siempre en primera”).

Hasta ahora sólo existen rumores. Como la experiencia en 1982 de la rusa Svetlana Savitskaia y otros cuatro tripulantes de la antigua estación Saliut-7.

O el de la inglesa Helen Sharman. Según su propio relato, en 1991, cuando tenía 28 años y era soltera, vivió a bordo de la Mir “fantásticas experiencias”. “Nos divertimos Mucho con ella”, confirmaron sus compañeros rusos. ¿Verdad o mentira? Incluso se dice que existe una grabación en vídeo en la que Sharman aparece flotando en la cabina vestida simplemente con un picardías rosa.

La doctora Patricia Santy, médico de astronautas y psiquiatra en la Universidad de Texas, ha sido la única en admitir oficialmente que ha podido haber relaciones sexuales en el espacio: “Vaya donde vaya la gente, el sexo seguirá”.

El periodista y astrónomo de formación Pierre Kohler, con una mirada mitad científica, mitad paparazzi, se ha preocupado de investigar las relaciones sexuales en órbita en su libro Última misión de la estación rusa Mir. Allí revela que existe una especie de kamasutra espacial, una serie de posiciones amorosas seleccionadas por ordenador que se habrían ensayado en 1996 a bordo de una nave norteamericana.

Como la sangre tienda a acumularse en la cabeza porque la gravedad que la atraía a las piernas desaparece, el déficit de riego sanguíneo dificulta la erección.

Pero todo se reequilibra en pocos días y en caso de “fallo” persistente queda el recurso del “tchibis”, una especie de pantalón inspirado en el muñeco Michelín con resultado garantizado: es mejor que la Viagra.

Para llevar a cabo algunas de las posturas sexuales, se precisaba de “acercamiento mecánico” con un cinturón elástico y un túnel hinchable que mantenía a la pareja bien amarrada a nivel del torso, la pelvis o las piernas. En otras de las posturas era suficiente con la fuerza de los propios músculos para mantener el contacto.

Sin duda, los misterios del cosmos son insondables.

Más información | Cibemitaños

Temas
Comentarios cerrados
Inicio