Compartir
Publicidad

Detección de neutrinos procedentes del espacio exterior

Detección de neutrinos procedentes del espacio exterior
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Unas misteriosas partículas de alta energía, posiblemente el resultado de las colisiones más violentas de nuestro Universo, han sido detectadas por primera vez.

Se abre una nueva ventana al Universo. Este descubrimiento abre el camino para un nuevo tipo de astronomía que podemos utilizar para investigar los confines de la galaxia y más allá

Afirma el Dr. Gary Hill de la University of Adelaide.

El descubrimiento, publicado en la revista Science, se hizo usando el detector de partículas más grande del mundo, el IceCube de la Antártida situado en el Polo Sur.

Esta es la primera evidencia sólida de neutrinos de alta energía procedente de más allá de nuestro Sistema Solar

Comenta Hill.

Los neutrinos son partículas subatómicas, se producen mediante las colisiones de partículas de rayos cósmicos, en la atmósfera, el centro de las estrellas, en las reacciones nucleares o en explosiones de supernovas. Pero los astrónomos sospechan que también los generan otros aceleradores cósmicos hasta ahora desconocidos.

Sin embargo, debido a las débiles interacciones que tienen los neutrinos con la materia, son extremadamente difíciles de detectar. Para conseguirlo, el detector IceCube utiliza 5.160 sensores colocados en un patrón de rejilla enterrado en una capa de hielo de la Antártida, a kilómetro y medio por debajo de la superficie.

Trillones de neutrinos pasan a través del kilómetro cúbico de hielo que el IceCube monitorea. Cuando una de estas partículas choca con un átomo de oxígeno del hielo se produce una chispa azul débil. El destello de luz informa a los científicos sobre la dirección y la energía que un neutrino tenía cuando voló en el detector.

Los primeros indicios de neutrinos de alta energía extraterrestres llegaron en abril de 2012 con la detección de dos "eventos de colisión" de más de 1.000 TeV, más tarde llamados Bert y Ernie (Epi y Blas en España), fue publicado en la revista Physical Review Letters.

En esta ocasión, se han confirmado unos 26 eventos de colisión pero mucho más débiles (unos 30 TeV).

Los neutrinos no se ven afectados por los campos magnéticos, por lo que debe ser posible el seguimiento hasta su origen.

Probablemente proceden del centro de galaxias activas, posiblemente cuásares. La pregunta es si se formaron en nuestra propia galaxia o son extragalácticos

Según comenta Hill, los neutrinos detectados hasta ahora se extendieron a través del cielo y ocurrieron en diferentes momentos, lo que indica que no fueron causados por un solo evento ni proceden de una sola fuente.

Vía | ABC

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio