Vista Compacta

Lo último

1 de cada 23 personas, se estima, son sinestésicos, es decir, experimentar una suerte de reconexión sensorial que les permiten, por ejemplo, relacionar colores y números o palabras y sabores. O incluso oler determinado aroma cuando tocan determinada textura.

Imaginaos que podemos entrenarnos para simular el fenómeno, concretamente para ver las letras como si fueran colores. Eso es lo que sostiene un equipo de psicólogos del Centro Sackler para la Ciencia de la consciencia, en la Universidad de Sussex. Los resultados han sido publicados en a revista Scientific Reports.

Leer más »

VOPA (Voice Paint o Pintura con la voz) es un software informático que permite a personas con discapacidad motriz parcial o total dibujar con su propia voz concebido por un grupo de estudiantes de Ingeniería Industrial de la Universidad Miguel Hernández de Elche (España).

Lo que hace VOPA es reconocer la voz del usuario a través del micrófono y hacer lo que él dice en la pantalla a través de un puntero.

Leer más »

Después del evento Higgs, el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) nos sigue dando alegrías en el CERN: ha descubierto dos nuevas partículas de la familia bariónica (las que están formadas por quarks). Son Xib'- y Xib*- y, a pesar de que ya se sospechaba su existencia, no se habían visto hasta ahora.

El hallazgo ha sido publicado en la revista Physical Review Letters.

Leer más »

A mucha gente le gusta mandar, ser el gallo del corral, ostentar un cargo importante, tener a subalternos a los que dirigir. Pero si se es mujer, esta posición supone un agravante para la salud mental, produciendo mayores síntomas depresivos. Con los hombres ocurre justo lo contrario: parece que los puestos ejecutuvos en las empresas generan menos síntomas depresivos. Es al menos lo que sugiere un estudio realizado por la socióloga Tetyana Pudrovska, de la Universidad de Texas en Austin.

El estudio, publicado en el último número de Journal of Health and Social Behavior, se basó en el análisis del estado psicológico y las ocupaciones de de 1.300 voluntarios y 1.500 voluntarias estadounidenses de mediana edad.

Leer más »

Todavía queda mucho trabajo para que la ciencia se considere cultura. Para que saber matemáticas sea tan importante como conocer la vida de Cervantes. Para que un intelectual que en un medio público hace broma de su ignorancia en algún aspecto científico deje de considerarse un intelectual.

Quizá uno de los errores de esta discrepancia estriba en el modo que se imparten las ciencias en el colegio. ¿Cómo deberían enfocarse? ¿Hacia un objetivo más práctico? ¿Demostrar que pueden explicar cosas que las otras materias aún se afanan en explicar? ¿Realizar más experimentos? ¿Olvidar un poco las ecuaciones y hacer hincapié en el método científico? ¿En enseñar a pensar científicamente, a analizar los problemas desde un punto de vista escéptico y metódico? En definitiva:

Leer más »

Si nos pasamos la vida trabajando en algo que no precisa de una gran energía cognitiva, de mayores tendremos menor rendimiento cognitivo. Por el contrario, si nos dedicamos a empleos intelectualmente exigentes, que requieren flexibilidad, concentración, resolución de problemas y una gran cantidad de interacción con otras personas, entonces seremos más inteligentes y tendremos mejor memoria en la tercera edad.

Al menos es lo que se desprende de un estudio publicado en Neurology que ha sido llevado a cabo por Emily L. Smart, Alan J. Gow y Ian J. Deary.

Leer más »

Siempre me han atraído las bases aisladas en desiertos de nieve, donde salir por la noche te condena a convertirte en un carámbano de hielo. Esa clase de bases como las que aparecen en la película La cosa. Me gusta la idea de refugiarme allí unos días, en salas llenas de ordenadores y lucecitas de colores parpadeando, o yendo a tomar unas copas al bar improvisado al estilo caribeño para soportar psicológicamente la sensación de aislamiento.

Ahora no es necesario viajar lejos para visitar la primera base Antártica española. Se puede hacer en la misma Barcelona, porque el Museo de la Ciencia de la Obra Social La Caixa abrió ayer sus puertas al público como una pieza más: un sencillo contenedor de seis metros de largo y un mobiliario científico típico de los años 80. Según la directora de la base durante los primeros seis años de la expedición, Josefina Castellví: "He tenido el honor de poder trabajar en un laboratorio natural, porque las condiciones que se dan en la Antártida no pueden reproducirse en ningún otro continente." En definitiva, una razón más para visitar este museo que ya nos sorprendió hace unos meses con Top Ciencia.

Vía | Sinc

Leer más »
Xataka

Esa búsqueda incansable por fuentes de energía alternas nos ha llevado a conocer todo tipo de proyectos, desde tabaco para impulsar aviones, hasta otros materiales que nunca pensamos que podrían servir para este fin, como este caso en particular.

En el Reino Unido han echado andar el Bio-Bus, el primer medio de transporte que es impulsado por combustible hecho de desperdicios de comida, así como de desechos orgánicos, o sea, excremento humano.

Leer más en xataka.com »

Cuando leemos las noticias, por ejemplo, lo hacemos de forma tan superficial que somos víctimas de toda clase de errores tanto de interpretación como de simple registro de palabras simples, confundiendo uniciclos con unicornios, por ejemplo. También les pasa a los que escriben.

En la página web Poynter se recopilan esta clase de errores. Como el ejemplo anterior, que se cometió en el Wall Street Journal, escribiendo lo siguiente: “Algunos bufones de una competición inglesa descrita en un artículo de primera página el lunes pasado iban en unicornios.”

Leer más »

Últimamente está apareciendo una hornada de libros nuevos que ponen en evidencia que las nuevas tecnologías nos están haciendo más torpes, como Atrapados de Nicholas Carr o Mind Change, de Susan Greenfield. Torpes en el sentido de que, al confiar en la memoria externa y la automatización del software que nos rodea, hacemos menos esfuerzo por recordar o ser cuidadosos.

Según un estudio publicado en 2011 por Betsy Sparrow y sus colaboradores, de hecho, las personas que guardaron datos en un equipo eran menos capaces de recordar los datos más tarde en comparación con las personas que se les dijo los datos serían borrados. En otras palabras, Google podría estar empeorando nuestra memoria.

Leer más »

Sigue a Xatakaciencia