Compartir
Publicidad

Se descubre vida en la Tierra

Se descubre vida en la Tierra
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Que paren las rotativas. Hay vida. En la Tierra hay vida. Un equipo dirigido por el astrónomo Michael Sterzik, del Observatorio Europeo Austral (ESO) lo ha descubierto: en el planeta Tierra hay vida, lo acaban de publicar en la revista Nature. Y no, no se trata de un chascarrillo o un sarcasmo, sugiriendo que todos somos zombis o que sí, hay vida, pero está por demostrar que sea inteligente. Tampoco es un error del titular en el que se nos ha colado Tierra en vez de, no sé, Marte (me acabo de leer El mapa del cielo de Félix J. Palma y aún estoy con marcianos en la cabeza).

Lo importante de certificar que hay vida en la Tierra es que se ha hecho empleando un sistema que podría enfocarse a la detección de vida en otros planetas.

Lo que han hecho ha sido detectar en la luz que refleja la Luna pruebas de la existencia de vida en la Tierra, empleando para ello el Telescopio Muy Grande (VLT), el instrumento óptico más avanzado del mundo.

Tal y como explica Sterzik:

Utilizamos un truco llamado observación del brillo de la Tierra para mirar nuestro mundo como si fuera un exoplaneta. El Sol ilumina la Tierra y esa luz se refleja de nuevo sobre la superficie de la Luna. La superficie lunar actúa como un enorme espejo y refleja la luz de la Tierra de vuelta hacia nosotros, y eso es lo que hemos observado con el VLT.

En esa luz, usando a una técnica llamada espectropolarimetría, se han hallado biomarcadores, combinaciones de gases que se deben a la existencia de vida. Lo que constituye un biomarcador es la presencia simultánea de gases como el oxígeno, el ozono, el metano y el dióxido de carbono en cantidades compatibles con la vida.

Según Stefano Bagnulo, del observatorio irlandés de Armagh y otro de los autores del trabajo:

La luz de un exoplaneta distante es difícil de ver debido al brillo de la estrella anfitriona, con lo cual es muy difícil analizarla: casi tan complicado como intentar estudiar un grano de polvo junto una potente bombilla. Pero la luz reflejada por un planeta se polariza, mientras que la de la estrella no. Por lo tanto, las técnicas polarimétricas nos ayudan a capturar la débil luz reflejada de un exoplaneta procedente de su deslumbrante estrella.

Todavía no estamos tecnológicamente preparados para usar esta técnica para buscar vida en otros planetas, pero el descubrimiento abre una senda que podemos empezar a recorrer para conseguirlo, tal y como explica Agustín Sánchez Lavega, director del Grupo de Ciencias Planetarias de la Universidad del País Vasco y del Aula EspaZio Gela de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Bilbao:

Medir la polarización de la luz en el espectro proveniente de un planeta extrasolar es, hoy en día, imposible, ya que, con los telescopios disponibles, ni siquiera es posible separar la luz que viene del planeta y de su estrella. Es más factible pensar que en un futuro, si se desarrollan baterias de telescopios en el espacio volando en formación, sea posible mediante técnicas interferométricas (combinando la luz de cada telescopio adecuadamente) cancelar la luz de la estrella y, entonces, ver los planetas y obtener sus espectros. Si ahí se detectan, por ejemplo, oxígeno molecular y metano, compuestos que pueden estar asociados a los seres vivos, tendremos una buena pista para la búsqueda de vida en esos mundos. Medir la polarización de la luz reflejada por el planeta sería el siguiente paso en ese caso.

Vía | Magonia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad