Publicidad

Primeras veces en tecnología y telecomunicaciones

Primeras veces en tecnología y telecomunicaciones
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Durante la mayor parte de la historia de la humanidad solo podíamos comunicarnos con las personas que estuvieran a nuestro alrededor o, como máximo, a aquella que pudiéramos alcanzar tras un largo y penoso viaje. Habida cuenta de que la mayor parte de la gente nacía y moría en un radio de menos de 40 km, eso no era mucho, tampoco, según un estudio realizado por el epidemiólogo David Bradley en 1989 que analizaba los patrones de movimiento de su familia en el último siglo

Las cosas empezaron a cambiar hace poco tiempo, cuando se desarrollaron tecnologías que permitían no solo que nosotros llegáramos antes a los sitios, sino que también lo hicieran nuestros mensajes y nuestras voces.

Cartas

Un simple mensaje entre Roma y Londres, durante el Imperio romano, tardaba unas cuatro semanas de viaje. Durante la Edad Media, el plazo era casi el mismo. Porque durante la mayor parte de la historia, la velocidad y el coste de la transmisión de la información no ha cambiado.

La scarsella era un servicio postal que solían usar los comerciantes y la Iglesia, que eran los mayores consumidores de noticias. Nació en Venecia, en el año 1305. Este servicio regular de correo ofrecía tiempos de entrega sorprendentemente cortos para la época. Por ejemplo, estos son los días que tardaba en llegar una carta enviada de Florencia a Aviñón (14 días), Barcelona (23 días), Brujas (27 días) o Londres (30 días). El precio, sin embargo, era desorbitado.

Mail Truck 3248139 960 720

Telégrafos y grabaciones

Las primeras palabras que envió Samuel Morse, creador del telégrafo y del código que llevan su nombre, fueron una cita del Libro de los Números del Antiguo Testamento: What hath God wrought? ( “¿Qué nos ha traído Dios?”). Era el 24 de mayo de 1844.

El primer "joder" en audio. Una de las primeras grabaciones sonora de la historia, que ha sido conservada hasta nuestros días en unos discos de cera, fue llevada a cabo por técnicos del Laboratorio Volta de Washington, fundado por Alexander Graham Bell. En ella podemos escuchar cómo se tararea la canción tradicional Mary had a Little lamb (“María tenía un corderito”) y, debido a algún tipo de fallo mecánico, se oye un oh, fuck (“Oh, joder”).

Sin duda, la declaración de amor transmitida de la forma más original en toda la historia sea la del prolífico inventor estadounidense Thomas Alva Edison. Debido a problemas de sordera que desarrolló en su infancia, junto a su pasión por el telégrafo y el código morse, Edison enseñó a comunicarse a través de este medio a su futura esposa Mary Stilwell durante el noviazgo. El día que le propuso matrimonio, Edison se limitó a darle unos delicados golpecitos en su mano en código Morse. Ella le respondió del mismo modo con un «sí, quiero».

Telephone 1822040 960 720

Red de redes

La primera versión comercial de lo que sería Internet se llamó Telnet y apareció en 1974, aunque no iba dirigida al público. También es el año en el que se fija el primer uso del término “Internet”. Las que normalmente confundimos con Internet, la World Wide Web, que apareció en navidades de 1990.

El primer correo electrónico lo mandó Ray Tomlison a finales de 1971. Puede que en noviembre. O diciembre, porque ni él mismo se acuerda. Tampoco de qué había escrito: “era un correo de prueba, algo en plan QWERTYUIOP. Los correos de prueba eran perfectamente olvidables y, por tanto, me he olvidado”.

La primera webcam (y el primer Internet de las cosas): una cafetera (1993). un grupo de informáticos de la Universidad de Cambridge decidieron conectar una cámara a un ordenador para vigilar la cafetera, que estaba en una habitación apartada. Gracias a ella se empezaron a realizar videoconferencias en tiempo real. Viajábamos ipso facto con voz e imagen frente a nuestro interlocutor.

Student 849825 960 720

La primera canción descargable: Aerosmith (1994). ‘Head First’, un descarte del ‘Get a Grip’, ofrecido por la discográfica Geffen en un WAV sin comprimir. Lo que, en esos tiempos, implicaba estar al menos una hora descargando el tema para escuchar tres minutos y algo. Gracias al ancho de banda era más fácil que nunca enviar audios, imágenes, y también películas.

No esta nada mal el desarrollo producido en los últimos doscientos años, habida cuenta de que la mayor parte de la historia de la humanidad la hemos dedicado a interactuar únicamente con quien teníamos delante o a pocos pasos.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir