Compartir
Publicidad

La revolución de las impresoras 3D llega a la construcción de casas a un módico precio

La revolución de las impresoras 3D llega a la construcción de casas a un módico precio
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si Internet ha revolucionado todo lo que puede ser convertible en bits, digitalizado, reconvierto toda la industria cultural del mundo, las impresoras 3D y demás herramientas maker prometen llevar a cabo una revolución semejante en el mundo de los átomos. Ya hemos visto impresoras de objetos, de exoesqueletos para tetrapléjicos, de comida, de órganos. E incluso cafeterías con sus propias impresoras 3D.

Ahora también estamos descubriendo cómo la impresión en 3D está transformando el proceso de construir casas.

KamerMaker

a
Los átomos no pueden digitalizarse, pero en gran parte podrán gestionarse de un modo local, personal, colaborativo, implementando las arquitecturas que proporciona Internet (desde Wikipedia hasta Youtube) a fin de materializar diseños específicos y generalmente mejores que los concebidos hasta ahora. Y no solo diseños, sino productos reales. Y ¿qué hay más real que una vivienda en la que poder vivir?

Es el caso KamerMarker, una colosal impresora 3D de casas en fase de desarrollo que tiene una altura de seis metros. Actualmente el proceso de construcción de las “piezas” de la casa lento, pero la arquitecta Hedwig Heinsman, que forma parte del estudio Dus, sostiene que el avance en el desarrollo de su impresora, consiguiendo así que cuente con su casa mucho antes de los tres años que se ha fijado como meta.

Los bloques de construcción que se están produciendo en la actualidad, que tardan alrededor de una semana en imprimirse cada unidad, tienen una estructura interna en forma de panal que finalmente se llena de una espuma que alcanza una dureza similar al hormigón.

WinSun

casa
Cada una de las casas construidas mediante impresión 3D por Shanghai WinSun Decoration Design Engineering Co cuesta 5.000 dólares (unos 3.600 euros). La impresora aplica capas de hormigón hasta conseguir la estructura deseada. Si bien las partes deben ser ensambladas por obreros humanos, todo el proceso se logra en menos tiempo y por mucho menos dinero.

Tanto es así que la empresa ha logrado fabricar 10 casas en un solo día. Cada una tiene 200 m2 y han sido levantadas en Shangái, China. Además, están hechas a partir de residuos de construcción. Podéis ver todo el proceso en 3ders.

De momento, los posibles clientes interesados en la casa holandesa construida en seco, son hoteles y el propio ayuntamiento de Ámsterdam.

Contour Crafting

Behrokh Khoshnevis, profesor de Ingeniería Industrial y Director del Programa de Postgrado en Ingeniería Industrial en la Universidad del Sur de California, ha desarrollado la tecnología de Contour Crafting, que emplea brazos robóticos y boquillas de extrusión. Estos brazos se mueven el plano horizontal mediante guías y en vertical mediante la grúa de cada brazo. Lo único que se coloca manualmente son las aberturas, o sea, las puertas y las ventanas.

Por lo pronto, se trata de un proyecto en desarrollo, con lo que tardará algún tiempo en materializarse.

Vía | Código Espagueti | Alt1040

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos