Compartir
Publicidad

La dificultad que tuvo el obtener un LED azul por encima de otros colores

La dificultad que tuvo el obtener un LED azul por encima de otros colores
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La historia del color azul siempre ha sido una historia de misterio, adicción, dinero, leyendas y hasta magia. De hecho, un tipo de azul llegó a ser más caro que el oro y tan codiciado por los artistas como la heroína, como podéis leer aquí.

La dificultad de conseguir azul también tuvo lugar en la creación de las primeras luces LED (diodo emisor de luz) que hoy en día podemos comprar a precios muy económicos para, por ejemplo, decorar nuestro árbol de navidad.

El esquivo azul

Led 774538 640

Una bombilla LED (300 lumens por vatio) es casi 19 veces más eficiente que una bombilla tradicional (16 lumens por vatio), y que dura hasta cien veces más. Incluso existe una suerte de Ley de Moore en los LED, la Ley Haitz, que dicta que cada diez años la potencia de los paquetes de luz LED es 20 veces superior.

Sin embargo, la creación de un LED azul entrañó tantas dificultades que en una fecha tan reciente como el 7 de octubre de 2014, los japoneses Isamu Akasaki, Hiroshi Amano y Shuji Nakamura, fueron sido distinguidos con el Premio Nobel de Física 2014 por inventarlo.

La teoría detrás del LED se manifestó veinte años después, pero no fue sino hasta 1961 que Bob Biard y Gary Pittman de Texas Instruments crearon el primer LED infrarrojo. En 1962, Nick Holonyak creó el LED rojo. Más tarde llegaría los verdes y amarillos. Pero el azul se resistía.

Flashlight 629668 640

Como si fuera el sable azul de Luke Skywalker, el LED azul requería de una materia prima distinta: el nitruro de galio, cuyos sus cristales eran muy difíciles de crear (aunque también había otros problemas técnicos).

Los hoy ganadores del Nobel obtuvieron en 1989 un LED azul visible, pero con una eficiencia ínfima que seguía sin convertirlo en apto para una producción masiva. Finalmente, tras seguir investigando otros 5 años, en 1994 obtuvieron un LED azul de alta eficiencia gracias a nuevas técnicas (derivadas de la fabricación de láseres con semiconductores) y al uso de InGaN/AlGaN (Nitruro de galio-indio / Nitruro de galio-aluminio) como material semiconductor.

Akasaki, Amano y Nakamura descubrieron entre 1986 y 1994 que era posible “cultivar” cristales de nitruro de galio usando zafiro como sustrato con un preciso control de temperatura, además de la aplicación de indio para formar nitruro de galio-indio. Una vez que el LED azul estuvo disponible, su combinación con LEDs rojos y verdes permitió crear luz blanca.

Las luces LED van más allá de su función de iluminar. No son simples sustitutivos de las bombillas incandescentes. Utilizan menos energía y generan menos calor que las segundas y a la vez permiten su control mediante dispositivos digitales, como un ordenador o un smartphone. Y nos recuerda, una vez más, lo extraño y esquivo que es el color azul.

Vía | Neoteo

Imágenes | Pixabay

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio