Publicidad

Este avión vuela sin partes móviles y es completamente silencioso

Este avión vuela sin partes móviles y es completamente silencioso
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han desarrollado un avión que puede volar sin la ayuda de maquinaria pesada, utilizando solo baterías de litio y electricidad para mover el aire en silencio. Es pequeño, eso sí: envergadura de 5 metros y masa de 2,5 kg.

Si bien puede "deslizarse" no es un mero "planeador" y puede invocar su propio viento para volar. El proceso, detallado en un estudio publicado en Nature, se basa en la propulsión electroaerodinámica, un sistema que crea viento iónico (moléculas o átomos con carga eléctrica) a través de electrodos con carga positiva y negativa debajo del ala del avión.

Propulsión electroaerodinámica

40.000 voltios de electricidad bajo el ala del avión son creados por electrodos cargados positiva y negativamente, fomentando una corriente eléctrica de iones de nitrógeno. Los iones chocan con las moléculas de aire normales, emitiendo un viento iónico desde la espalda del avión, lo que permite volar al aparato. Según explica Steven Barrett, del MIT:

Los iones van de lo positivo a lo negativo, chocando hasta el final con moléculas de aire neutral y creando este viento que va detrás del avión.

Una serie de alambres delgados, situados horizontalmente a lo largo y debajo del extremo delantero del ala del avión, actúan como electrodos cargados positivamente. Otros cables, más gruesos, dispuestos de manera similar, se extienden por el extremo posterior del ala del avión y sirven como electrodos negativos.

Las pruebas reales se llevaron a cabo en el gimnasio del centro Atlético duPont de MIT. El equipo voló el avión una distancia de 60 metros, la máxima que permitía el gimnasio. Las 10 repeticiones que realizaron ofrecieron un resultado óptimo.

Con todo, este sistema de propulsión no es nuevo. El viento iónico se citó por primera vez como un método para volar en la década de 1960, aunque no se logró aplicar con éxito. El principio del propulsor iónico data de los conceptos desarrollados por el físico Hermann Oberth y su obra publicada en 1929, Die Rakete zu den Planetenräumen. El primer tipo de motor iónico, conocido como propulsor iónico de tipo Kaufman, se desarrolló en los años 1960 por Harold R. Kaufman.

Si bien técnicamente no se podrían impulsar aviones comerciales con este método, otras aplicaciones podrían ser viables a corto plazo: por ejemplo, hacer silenciosos a los drones. Lo cual podría propiciar que estos drones de viento iónico cruzaran nuestras ciudades continuamente para fines comerciales sin aumentar el ruido ambiental. El equipo de Barrett está trabajando ahora para aumentar la eficiencia de su diseño. Necesitan producir mayor volumen de viento iónico con menor voltaje.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir