Compartir
Publicidad

¿Con qué me quedo y qué tiro?

¿Con qué me quedo y qué tiro?
Guardar
25 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La constante renovación tecnológica hace acumular productos inútiles. Una queja común es que la modernidad obliga a usar dispositivos electrónicos de todo tipo.

Hoy en día, un solo aparato ofrece más de una función. Expertos opinan cuáles sobrevivirán y cuáles no.

La inquietud surge a partir de un artículo del diario estadounidense The New York Times donde Sam Grobart, editor de tecnología, enumera una serie de servicios y aparatos y da su parecer sobre el impacto que tendrán en el futuro y si serán reemplazados con brevedad.

    1. Ordenador de sobremesa

Deshazte de él. Puede que ahora tengas uno, pero ¿de verdad te vas a comprar otro cuando se te quede anticuado? Si no eres un friki de los videojuegos ni un editor de vídeo, los portátiles tienen toda la potencia necesaria para un usuario medio.

    2. Internet de alta velocidad

Quédate con él. Con la llegada de los dispositivos de tipo MiFi, que convierten una señal móvil 3G en una red inalámbrica para que la puedan compartir varios dispositivos, puede que estés pensando dar de baja tu conexión de ADSL y utilizar el móvil para conectarte a Internet incluso cuando estés en casa.

Eso funcionaría siempre que tengas una buena señal de datos, que no tengas pensado ver videos en Netflix, YouTube o Hulu, y que tengas una tarifa plana de datos contratada con tu operador. Puede que sea más razonable que te quedes con tu servicio de Internet fijo.

    3. Cámara Compacta

Deshazte de ella. Si, lo más probable es que una cámara saque mejores fotos que la pequeña lente y el sensor de imágenes de un móvil, pero no mucho mejores. Y las cámaras compactas tienen sus limitaciones. Es difícil compartir las fotos si no las pasas al ordenador y no hay aplicaciones para cámaras como las hay para smartphones, que te permiten aplicar filtros y tratamientos.

    4. Cámara de vídeo

Deshazte de ella. Los móviles graban video y, aunque no tengan una calidad de Imax, a mucha gente le da igual. En la gama alta, las nuevas cámaras reflex digitales de un solo objetivo graban video en alta definición.

    5. Lápiz de memoria USB

Deshazte de él. Para compartir archivos ya no es necesario ningún tipo de hardware. En casi todos los casos imaginables se pueden transferir archivos a través de Internet. Para ello basta con darse de alta en un servicio como Dropbox que crea un disco duro privado que se puede compartir.

    6. Reproductor digital de música

Deshazte de él. ¿Tienes un smartphone? Pues ya tienes un reproductor de música. Muchos aparatos multifunción pueden reproducir datos como música, videos, correos electrónicos y aplicaciones.

    7. GPS

Deshazte de él. El GPS más barato cuesta unos 50 € y un móvil puede hacer lo mismo, si no más, por la mitad de precio o incluso gratis.

Los teléfonos con Android ya llevan integrada la aplicación de navegación paso a paso de Google. En marzo Google anunció que incluiría datos históricos y en tiempo real del tráfico en la planificación de la ruta. Si tienes un iPhone, tienes varias alternativas de aplicaciones con GPS.

    8. Libros

Quédatelos. Sí, los libros electrónicos son alucinantes y sí, puede que con el tiempo se conviertan en la principal plataforma de lectura, pero pensemos en las cualidades del libro: es duradero; aunque se moje un poco, no se pierde todo; la batería le dura siempre; suele ser lo suficientemente barato como para que si lo pierdes, no te lleves un disgusto, y se pueden sacar libros de las bibliotecas sin pagar un céntimo.

    9. Despertador

Quédate con él. Los móviles pueden ser unos despertadores geniales. Pueden ir aumentando el volumen paulatinamente, facilitar información del tiempo que va a hacer y despertarte con tu canción favorita. Cuando estas de viaje, siguen estando a años luz de los incomprensibles despertadores de habitación de hotel.

Pero el problema técnico con el horario de verano descubierto recientemente en el iPhone podría dar que pensar a algunos madrugadores. Y lo que es más: poner y quitar las alarmas de los teléfonos puede que requiera meterse en demasiados submenús, mientras que girar una manivela en la parte trasera de un reloj y darle a un botón sigue siendo lo más sencillo del mundo.

NOTA:

Esta clasificación es subjetiva y totalmente discutible, todos tenemos nuestra debilidad por algún objeto que nos sirve fielmente. Aunque los móviles traen de todo, nunca podremos comparar una foto, por ejemplo, hecha con una cámara que con un móvil, por muy bueno que sea.

El post es para conocer hacia dónde va la tecnología del futuro, pero no para tomarlo al pié de la letra. No tengáis prisa en deshaceros de los aparatos electrónicos en los próximos meses (y si lo hacéis, siempre en un punto limpio).

Con este post quería relataros las tendencias del mercado de usuarios y basados en un standard de vida y servicios de Estados Unidos y Europa.

Vía | The New York Times

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio