Publicidad

RSS SGAE

Una visión científica de los derechos de autor (V)

19 Comentarios
Una visión científica de los derechos de autor (V)

El ser humano crea arte por razones que trascienden lo económico. El autor crea para obtener estatus, para realizarse, porque está codificado en sus genes, porque somos seres esencialmente meméticos, por el simple deleite estético.

Y hasta el momento, desde el inicio de esa supuesta protección de los derechos de autor, la mayoría de autores no vivían de su trabajo.

De hecho, ni siquiera alcanzaban al salario mínimo interprofesional.

Leer más »

Una visión científica de los derechos de autor (IV)

1 Comentario
Una visión científica de los derechos de autor (IV)

Según la memética, todos nosotros somos excelentes imitadores de los demás. De hecho, las bases de nuestro lenguaje, nuestra expresión artística, las corrientes ideológicas, las modas, la música, etc. surgen de la interacción memética. Los memes serían como los genes, pero a nivel informativo, a nivel cultural.

En ese sentido, la originalidad no es tal sino la combinación de memes que el autor ha recebido de los demás. Por ello, un autor, en realidad, lo único que hace es copiar parcialmente el mundo memético en el que está inmerso. Y también, por ello, en un ambiente memético con miles o millones de individuos, lo estadísticamente lógico es pensar que existen muchos más individuos que han combinado los memes de la misma forma que el autor brillante.

Sin embargo, las estructuras sociales que nuestros cerebros incapaces de imaginar grandes poblaciones han originado para valorar el genio no permiten, por su propia esencia, que muchos genios aparezcan simultáneamente: ello menoscabaría el genio escogido, reduciría las ventas, complicaría las discusiones sobre crítica de arte, etc. (Internet, afortunadamente, está debilitando estas estructuras sociales, cada vez descubrimos más autores en todas las áreas que son igualmente brillantes; pero las estructuras psicológicas permanecen individualmente, porque, como dije antes, están codificadas en los genes heredados de homínidos que se desarrollaron en sociedades de pocos individuos).

Leer más »
Publicidad

Una visión científica de los derechos de autor (III)

8 Comentarios
Una visión científica de los derechos de autor (III)

Se nos dice con frecuencia que James Watt inventó la máquina de vapor en 1769 supuestamente inspirado por haber observado salir el vapor por el pitorro de una tetera.

Esta maravillosa fábula queda desmentida por la realidad de que Watt concibió la idea de su propia máquina de vapor mientras procedía a reparar un modelo de la máquina de vapor de Newcomen, que éste había inventado 57 años antes y de la que ya se habían fabricado más de cien en Inglaterra para la fecha en que Watt realizó su tarea de reparación.

Entonces ¿quién debería ser dueño de la patente de la máquina de vapor? ¿A quién debemos rendir honores? ¿Qué nombre deben memorizar los escolares en clase? ¿Watt? ¿Newcomen? ¿Los autores de los libros de ingeniería que leyeron ambos? ¿Sus padres? ¿Las serendipias?

Mi respuesta es: ¿a quién le importa? Por supuesto, a la gente le importa, eso es obvio, pero ¿por qué debería importar? Partiendo de la base de que las ideas se forjan de formas complejas y fortuitas, que nacen inconcretamente, ¿por qué continuamos sin cuestionar ese deseo de entronizar a un Autor? Sin duda todo esto recuerda sospechosamente a la necesidad del hombre por hallar un Autor, un Creador del mundo y de todo lo que está contenido en él. El Autor es una versión laica de Dios.

Leer más »

Una visión científica de los derechos de autor (I)

11 Comentarios
Una visión científica de los derechos de autor (I)

La propiedad individual y absoluta de las creaciones intelectuales es un concepto extraño en muchas culturas. En muchas de éstas no existe justificación para que un individuo explote una creación o un invento de forma monopolista durante varias décadas, por lo que no es una buena práctica habitual.

Por de pronto, la mayoría del tiempo en que el ser humano ha sido creador y consumidor de arte y cultura, no han existido los derechos de autor. Sin embargo, no conocemos ninguna época histórica en la que no haya existido creación y difusión artística y cultural por ese motivo.

Después de todo, el artista o inventor “avanza” con la obra de sus predecesores. Incluso ss difícil identificar al autor original (aunque nuestros cerebros tienden a hacerlo por motivos que explicaremos más adelante).

Por ejemplo, la música rai argelina, en la que los cantantes toman prestados canciones y coros uno de otros. El público añadía palabras a una canción de forma espontánea. El robo, el pillaje y el plagio de los textos no existen en cuanto a esos cantantes, conocidos como chebs y chebetes. Es una forma de música que depende muchísimo de las influencias, de las circunstancias, del momento, el lugar o el público inmediatos.

Leer más »
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos