Publicidad

RSS sexo femenino

Los secretos insondables del sexo femenino o cuando mirar una vagina era motivo de inhabilitación

10 Comentarios
Los secretos insondables del sexo femenino o cuando mirar una vagina era motivo de inhabilitación

La historia de ginecología es una mezcla de ignorancia, rechazo misógino y miedo que hizo que hasta hace muy poco no supiéramos realmente cómo es una vagina.

Por ejemplo, en 1852 la ignorancia de la anatomía y la fisiología femenina era casi medieval: un médico norteamericano citaba con orgullo que las “mujeres prefieren sufrir el extremismo del peligro y el dolor antes que renunciar a los escrúpulos de delicadeza que impiden la completa exploración de sus enfermedades“. Los médicos, pues, hasta hace muy poco, apenas se acercaban un par de palmos de la zona reproductiva del cuerpo de la mujer… y si era posible, ni siquiera la miraban.

Por ejemplo, Judith Flanders cuenta que un médico fue inhabilitado por descubrir que un cambio en la coloración de la zona que rodea la vagina poco después de la concepción era un indicador útil de embarazo, no porque fuera un descubrimiento más o menos acertado sino… porque para llegar a esa conclusión había que hacerlo mediante observación directa.

James Platt White, otro respetado ginecólogo de Estados Unidos, fue expulsado de la American Medical Association por permitir que sus alumnos observaran a una mujer dando a luz. Y eso que la mujer había dado su consentimiento.

Y otros médicos, si se topaban en un parto con una mujer de pelvis estrecha, se negaban a usar fórceps para que no dieran a luz y trajeran al mundo niñas con esa minusvalía heredada.

Leer más »
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos