Publicidad

Si orinas en la piscina nadie se dará cuenta, pero puede ser peligroso para la salud de todos

Si orinas en la piscina nadie se dará cuenta, pero puede ser peligroso para la salud de todos
9 comentarios

Publicidad

Vamos a decirlo desde el principio: lo de que en las piscinas vierten un producto químico para detectar quién se ha orinado coloreando dicha orina es un mito probablemente promocionado para evitar que la gente se orine.

Sin embargo, orinarse en la piscina, si bien no revista ningún riesgo a la hora de ponernos en una situación embarazosa, sí que puede resultar problemático para la salud, tanto la nuestra como la de los demás. Y no, no tiene nada que ver con ese maldito pez que se siente atraído por la orina (el riesgo solo se produce en los ríos, en tal caso, y hay más de mito que de realidad en su existencia).

La American Chemical Society ha publicado recientemente el estudio de la Universidad de Purdue, Estados Unidos, donde se explica dónde reside el riesgo de orinarse en la piscina en la revista Environmental Science & Technology. Al parecer, el cloro que se vierte en la piscina para combatir los microbios no se lleva bien con la orina.

Los investigadores mezclaron el ácido úrico de la orina y el cloro, y en solo una hora emanaron sustancias como las tricloraminas o el cloruro de cianógeno, liberadas al aire como un gas. De la inhalación de estos y otros compuestos tóxicos se derivan problemas pulmonares, de corazón e incluso del sistema nervioso central.

Si os apetece seguir leyendo mitos sobre la orina, quizá os interese saber que tampoco sirve para combatir el pie de aleta. Y que en las playas también hay mucho pis.

Vía | Ojo Científico

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir