Compartir
Publicidad
Publicidad

Problemas de olfado en edad avanzada aumenta el riesgo de demencia

Problemas de olfado en edad avanzada aumenta el riesgo de demencia
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Según los resultados obtenidos por una investigación de la Universidad de Chicago que ha estudiado a 2.906 estadounidenses de ambos sexos con edades comprendidas entre los 57 y los 85 años, hay un vínculo entre la disfunción olfativa y la demencia ligada a la edad.

Los resultados fueron que los que no podían identificar al menos cuatro de cinco olores comunes tenían más del doble de probabilidad que de desarrollar demencia en un plazo no superior a cinco años.

Lo que sugiere un mal olfato

Los olores que se emplearon en el estudio fueron: Menta, pescado, naranja, rosas y cuero.

Según explica Jayant M. Pinto, otorrinolaringólogo, profesor de cirugía en la Universidad de Chicago y autor principal del estudio:

Los resultados señalan que el olfato está muy ligado al estado de las funciones cerebrales y la salud. Creemos que la capacidad de oler (y el buen funcionamiento de los sentidos, en general) podría suponer un importante indicio del riesgo de desarrollar demencia. Nuestro test es muy sencillo, rápido y barato. Si entendemos los mecanismos que regulan esta relación entre olfato y demencia, podremos crear nuevos tratamientos y mejorar la prevención.

Woman 208723 960 720

Éste solo es uno de tantos estudios que vinculan el mal olfato en personas mayores con los problemas cognitivos.

Por ejemplo, en 2005, los neurocientíficos del Laboratorio de Neurociencia Funcional de la Universidad Pablo de Olavide pusieron en marcha un estudio longitudinal que permitió seguir a personas mayores sanas y a otras con deterioro cognitivo leve durante 3 años, llegando también a la conclusión de que el olfato en un marcador temprano del Alzheimer.

Anteriormente, un equipo de investigadores dirigidos también por Jayant Pinto de la Universidad de Chicago también publicó un estudio en la revista Plos One en el que se sugiere que la pérdida del sentido del olfato en la edad adulta puede ser un persagio de que la muerte está próxima. Aún así, los investigadores no están diciendo que la gente vaya a morir cuando su nariz falla. Según Jayant M. Pinto, líder del estudio:

Creemos que la pérdida del sentido del olfato es como un canario en una mina de carbón. No causa directamente la muerte, pero es un presagio, un sistema de alerta temprana, de que algo está muy mal y que el daño ya está hecho. Nuestros hallazgos podrían proporcionar una prueba clínica útil, una forma rápida y barata de identificar a los pacientes con mayor riesgo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio