Compartir
Publicidad

Para reducir riesgo de enfermedades cardiovasculares: contrae matrimonio

Para reducir riesgo de enfermedades cardiovasculares: contrae matrimonio
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si protagonizas La guerra de los Rose, contraer matrimonio no os sentará demasiado bien. Sin embargo, en la mayoría de los casos, contraer matrimonio puede ser bueno para la salud del corazón. Al menos es lo que sugiere un estudio llevado a cabo por un equipo de investigadores del Langone Medical Center de la Universidad de Nueva York. Los resultados han sido presentados en última sesión científica de la American College of Cardiology.

En el estudio se llevó a cabo una encuesta a 3,5 millones de hombres y mujeres (de entre 21 y 99 años), que analizaba la relación entre la salud cardíaca y el estatus conyugal. La encuesta fue complementada por diversos exámenes físicos.

En comparación con los solteros, el análisis arrojó que los casados tenían un 5% menos de riesgo de desarrollar cualquier tipo de enfermedad cardiovascular. Los divorciados tenían un 5,3% más de probabilidades de padecer cualquier enfermedad cardiovascular en comparación con los solteros y casados. Los viudos eran el grupo con más riesgo de todos.

Algo que ya había sostenido un estudio de 1960 publicado por The Lancet, donde se analizaba el índice de 4.486 viudos a lo largo de 5 años transcurridos a partir del fallecimiento de sus esposas, sugiriendo que “la alimentación de los viudos es susceptible que empeorar cuando ya no tienen una esposa que los cuide.”

a

Tal y como ha señalado Jeffrey Berger, profesor de cardiología en el Langone Medical Center de la Universidad de Nueva York y autor principal del estudio:

La personas que están casadas pueden cuidarse mutuamente, asegurándose de que su pareja come sano, hace ejercicio regularmente y toma la medicación prescrita.

Los investigadores se sorprendieron al comprobar que la relación era mayor en personas en edades inferiores a 50 años. No es una conclusión novedosa. Una de las primeras veces que se estableció una correlación positiva entre salud y matrimonio fue en un estudio de William Farr de 1858, titulado Influencia del matrimonio en la mortalidad del pueblo francés, donde analizó lo datos de 25 millones de adultos franceses, concluyendo:

Una serie muy notable de observaciones que atañen al conjunto de Francia, nos permite determinar por primera vez el efecto de las circunstancias conyugales en la vida de una gran parte de la población. (…) El matrimonio es un estado saludable. El individuo soltero tiene más probabilidades de naufragar en este viaje que los que se unen en matrimonio.

Así pues, el matrimonio, después de todo, es algo más que un mero trámite burocrático o una demostración exhibicionista de amor y afecto. También es una forma de vivir que maximiza nuestra esperanza de vida. Al menos, a veces.

Vía | TeInteresa Foto | Nevit Dilmen

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio