Publicidad

Para el Día de San Valentín: ración de besos bacterianos

Para el Día de San Valentín: ración de besos bacterianos
1 comentario

Publicidad

San Valentín se aproxima. Fechas para hacer regalos, para mostrar nuestro amor y, por supuesto, para plantar más besos. Sin embargo, los ósculos no son simples muacks en los labios del ser amado, también constituye un intercambio de bacterias digna de reseñar.

Por ejemplo, un morreo de diez segundos se intercambian nada menos que 80 millones de bacterias, lo que provoca que las colonias de bacterias de cada boca acaben por equipararse.

Según un estudio de la Organización para la Investigación Científica Aplicada (TNO), de Países Bajos, que ha sido publicado en la revista Microbiome, este trasvase bacteriano se produjo en las 21 parejas estudiadas. Al parecer, las parejas que se daban al menos nueve besos diarios presentaban una microbiota salival muy parecida. San Valentín puede ser una buena excusas para compartir microbiota, si aún no lo habéis hecho.

Además, besar es una interesante forma de mover los músculos de la cara, pues en un beso pueden intervenir el elevador del labio superior, el zigomático menor, el zigomático mayor, el masetero, el bucinador, el músculo risorio, el orbicular de labios y el represor del labio inferior.
Imagen | Wendy Longo photography

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir