Publicidad

La inmunidad a largo plazo es poco probable: 35 años de investigación sobre infecciones nos lo sugiere

La inmunidad a largo plazo es poco probable: 35 años de investigación sobre infecciones nos lo sugiere
1 comentario

En un nuevo estudio publicado en Nature Medicine, los investigadores han estudiado cuatro especies de estos coronavirus estacionales a lo largo de los últimos 35 años y han descubierto que la reinfección ocurre con frecuencia, alrededor de un año después del primer episodio.

Si bien eso no necesariamente dice nada sobre la pandemia mundial actual, no es una buena señal para la esperanza de inmunidad a largo plazo en una población.

Inmunidad

Al analizar 513 muestras de suero recolectadas desde la década de 1980 de 10 hombres sanos que vivían en Ámsterdam, los investigadores notaron varios picos de anticuerpos relacionados con los coronavirus. Cada uno de estos picos se interpretó como una reinfección, y para los cuatro coronavirus estacionales estudiados, incluidos HCoV-NL63, HCoV-229E, HCoV-OC43 y HCoV-HKU1, el equipo encontró de 3 a 17 infecciones por paciente.

Algunas reinfecciones raras aparecieron tan pronto como seis meses después de la infección inicial, pero con más frecuencia, volvieron aproximadamente un año después, 'lo que indica que la inmunidad protectora es de corta duración'. Hasta la fecha, hay pocos casos confirmados de reinfección por COVID-19, así que todavía es demasiado pronto para decir cuánto tiempo puede durar la inmunidad adquirida al SARS-CoV-2.

Observar otros coronavirus es una de nuestras mejores pistas y, desafortunadamente, este estudio de 35 años sugiere que la inmunidad para muchas infecciones por coronavirus no solo es temporal, es de corta duración. Además, los autores dicen que la reinfección puede ser una característica común de todos los coronavirus humanos.

Las muestras de sangre, que se recolectaron cada 3 meses antes de 1989 y cada 6 meses después (salvo una brecha inexplicable de seis años en los datos), muestran que la mayoría de las infecciones por coronavirus en Ámsterdam ocurrieron en invierno. Con el hemisferio norte ahora firmemente en otoño, ese es un resultado extremadamente preocupante si los nuevos hallazgos se aplican a la pandemia global actual. Nos puede estar aguardando un invierno muy oscuro.

Queda por ver si el SARS-CoV-2 sigue la misma tendencia que otros coronavirus. Pero parece que adquirir una respuesta inmunitaria duradera a partir de una vacuna podría resultar difícil. Es posible que tengamos que recibir actualizaciones periódicas, como hacemos con la gripe estacional.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios