Compartir
Publicidad

El pene fantasma: el pene que no está ahí pero que se siente

El pene fantasma: el pene que no está ahí pero que se siente
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pene fantasma no es un pene ectoplasmático. Tampoco es un pene pequeño que dice ser enorme. Nada tiene que ver con la gelación ultraterrena que le practican a Dan Aykroyd en la película Ghostbusters.

Los penes fantasma son un fenómeno médico que resulta extremadamente raro, pero que existe, y que recuerda un poco a la sensación física de que el miembro está ahí en los amputados de piernas o brazos.

El primer paso de miembro fantasma (piernas o brazos) fue descrito en 1871, según explica Pere Estupinyà en su libro S=EX2:

durante mucho tiempo la interpretación científica de este síndrome fue que las terminaciones nerviosas en la zona de la amputación quedaban intactas, y que si se activaban podían transmitir información al cerebro. La hipótesis parecía lógica, pero se descartó al ver que las intervenciones dirigidas a eliminar la sensibilidad en el área amputada no ofrecían ninguna mejora. Más adelante ganó peso la hipótesis de que la zona de la corteza somatosensorial donde el cerebro representaba el brazo o la pierna perdido, todavía estaba operativa y podía activarse generando las sensaciones características del miembro fantasma.
Pillory 51540 640

En algunos casos de transexuales que se han amputado su pene, tras la operación aseguran que sienten su pene ahí, como si aún lo tuvieran, como describen entre 2001 y 2007, por ejemplo, cirujanos japoneses en el artículo Phantom Erectile Penis after Sex Reassignment Surgery.

El efecto del pene fantasma parece desaparecer a las pocas semanas de la operación, aunque en el caso de uno de los pacientes el miembro fantasma persistió durante seis meses.

Uno de los mayores expertos en miembros fantasma, el neurocientífico Vilayanur Ramachandran, de la Universidad de San Diego, propone una hipótesis a este respecto:

si realmente el cerebro de un transexual con cuerpo masculino tiene identidad de mujer, entonces tras la operación deberían sentir el miembro fantasma con menor frecuencia que personas a las que se les ha amputado el pene por accidente, cáncer o enfermedad. Y de la misma manera, las personas con cuerpos femeninos que se sienten hombres, también deberían tener menos sensación de miembro fantasma tras la extirpación de pechos que en los casos de cáncer de mama.

Imágenes | Pixabay

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio