Publicidad

Todo lo que te cae encima cuando te duchas con agua caliente

Todo lo que te cae encima cuando te duchas con agua caliente
1 comentario

Uno enciende la ducha, y de su grifo sale dispersa una agradable agua caliente. Parece que estamos limpiándonos. Y sí, eso es cierto. Pero no es menos cierto que hay muchas cosas que están precipitándose sobre nuestro cuerpo además de ese agua aparentemente limpia.

En primer lugar, después de cada uso, el grifo puede retener agua caliente durante varias horas, lo que evita la desecación de las bacterias.

Microbios y agua caliente

Las bacterias y otros microbios hallan en el grifo de la ducha un lugar idóneo para instalarse en biopelículas, tanto en las tuberías como en los cabezles de la ducha. En ese medio, además, pueden recolectar todo lo que pase flotando en el agua, como si fueran esponjas de mar. Son litros y litros de agua que pasan a menudo.

Tal y como lo explica Rob Dunn en su libro ¿Solo en casa?:

Como resultado, la biomasa alojada en los difusores de ducha asciende al doble o más de la que lleva el agua del grifo de por sí. Además, esa biomasa se compone de una cantidad de especies mucho menor que el agua del grifo, cientos o incliso decenas, en lugar de miles.

Sí, en el agua hay más diversidad, porque es más difícil multiplicarse: cuanto más fácil es de hacer esto último, más difícil es la diversidad. Estas especies, pues, acaban por formar ecosistemas muy estables en los que cada una de ellas desempeña una función específica. Incluso hay bacterias depredadoras:

Ahora mismo, en la alcachofa de ducha de cada casa estos "lucios" diminutos están aferrados a otras bacterias, perforándoles los costados y liberando sustancias químicas para digerirlas. Las biopelículas también sustentan protisas que se comen a los "lucios", y hasta nematodos que se alimentan de los protisas, así como hongos que realizan su propia labor fúngica. Esta es la cadena alimenticia que se nos cae encima cada vez que nos duchamos.

Eso no significa que debamos evitar la ducha. Ni mucho menos. Es mejor ducharse que no hacerlo (y no solo por el probable tufo de desprenderemos). Además, a pesar de todo lo dicho, el agua salva vidas. Y también evita la superpoblación (al igual que la falta de electricidad la favorece):

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio