Compartir
Publicidad

¿Por qué los bebés son tan babosos?

¿Por qué los bebés son tan babosos?
3 Comentarios
Publicidad

La función principal de la saliva es permitirnos comer y proteger nuestra boca de las agresiones bacterianas. También nos protege de los alimentos muy ácidos, como un refresco de cola, el vino, el vinagre, etc. Todos ellos tienen un rango de ácido de la escala de pH del 2 al 3. Cualquier cosa por debajo de un 4 de pH disuelve el fosfato de calcio, un componente clave del esmalte dental.

Por ejemplo, las personas que sufren un síndrome de boca seca, llamado Sjögren, sufren lesiones en las encías y los dientes.

El azúcar no es malo directamente para nuestros dientes, no produce caries, pero sí origina otra cosa: la aparición de millones de bacterias ávidas de metabolizar ese azúcar, romperlo y liberar sus metabolitos, que son ácidos, que es lo que provoca las lesiones.

¿Entonces? ¿Por qué los bebés producen tanta saliva si no tienen dientes que proteger? La razón es que no tienen dientes, concretamente incisivos inferiores, que frenen la saliva para que no caiga por los labios. Pero hay otra razón, según explica Mary Roach en su libro Glup:

La otra razón es el alto volumen de grasa del recién nacido, pues llevan una dieta 100 % de leche entera. La saliva del bebé contiene lipasa añadida, una enzima que rompe las grasas. (Los adultos albergan la lipasa principalmente en los intestinos). Más producción de saliva conlleva más fabricación de lipasa. Conforme los bebés pasan a llevar una dieta más variada, la lipasa salival disminuye.

Foto | Carin Araujo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio