Publicidad

Mark Twain: el escritor ‘geek’ que redactó la primera novela a máquina

Mark Twain: el escritor ‘geek’ que redactó la primera novela a máquina
10 comentarios

Publicidad

Publicidad

Además de tener un humor más ácido que la sangre de Alien, y de ser autor de las aventuras de Tom Sawyer, el escritor norteamericano Mark Twain era un geek, un aficionado a la tecnología, a los últimos gadgets, que adquiría obsesivamente a pesar de que a su alrededor solo había luditas. Twain probablemente no entendía a los luditas que la tomaron con los telares mecánicos de la Revolución Industrial. Si hoy en día viviera Twain, tendría una tablet.

Sin embargo, Twain nació en 1835 y falleció en 1910, y lo más parecido a una tablet para la época era una máquina de escribir. Se estima que hubo alrededor de cincuenta inventos independientes desde que el inglés Henry Mill recibiera una patente en 1714 por una máquina. En 1874, Twain compró una máquina de escribir Remington por 125 dólares, siendo una de las primeras personas en hacerse con una.

Ignoro si la prosa de Twain se modificó de resultas de empezar a escribir a máquina. No es una cuestión baladí: algunos escritores de la época escribían de una forma distinta porque su herramienta de escritura había cambiado, como le pasó al filósofo Friederich Nietzsche: a partir de 1879, el filósofo sufría problemas de salud que le dificultaban la tarea de leer y escribir, y durante las primeras semanas de 1882, Nietzsche recibió en su domicilio una máquina de escribir danesa, una Writing Ball Malling-Hansen. Sin embargo, uno de sus mejores amigos, el escritor y compositor Henrich Köselitz, señaló que algo había cambiado en la prosa del filósof, tal y como explica Nicholas Carr en su libro Superficiales: "La prosa de Nietzsche se había vuelto más estricta, más telegráfica".

Twain en el laboratorio de Nikola Tesla (1894)
Twain en el laboratorio de Nikola Tesla (1894)
Sea como fuere, también Mark Twain fue también el primer programador/escritor en entregar un manuscrito mecanografiado a una editorial: Life on the Mississippi. Era 1875. Además, le gustaba llevar la cuenta de las palabras que había escrito durante el día, de modo que sus papeles estaban siempre jalonados de pequeños números que indicaban la cantidad exacta de vocablos que había sido capaz de producir en una jornada. Lo que disfrutaría hoy en día Twain con el contador de palabras del Word.

Como buen geek, Twain mostró a lo largo de su vida un gran interés por la ciencia, así que entabló una fuerte amistad con Nikola Tesla, con el que pasó prolongadas épocas en el laboratorio. De hecho, Twain patentó tres inventos, como un libro de fotos autoadhesivas; tenía un pegamento seco en las páginas y solo se tenía que humedecer ligeramente antes de su uso.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir