Compartir
Publicidad

Las cucarachas también tienen miedo social

Las cucarachas también tienen miedo social
2 Comentarios
Publicidad

La glosofobia, el pánico a hablar en público, es uno de los miedos más generalizado en los seres humanos. Pero también algunos animales tienen cierto pánico social. Incluso criaturas tan repugnantes como las cucarachas.

No nos referimos a que siempre anden escondidas de los humanos, bajo esa ley casera que dicta algo así como que por cada cucaracha que ves en tu cocina probablemente hay diez escondidas. Lo que sucede con las cucarachas es que también se comportan diferente si hay otras cucarachas presentes, como si experimentaran cierta presión social.

Eso es lo que al menos sugiere un estudio realizado en 1969 por Robert Zajonc, Alexander Heingartner y Edward Herman que pretendía comparar la velocidad en que las cucarachas llevaban a cabo distintas tareas en dos escenarios: solas y en presencia de otra cucaracha.

Tal y como lo explica Dan Ariely en su libro Las ventajas del deseo:

Una de las tareas que las cucarachas debían realizar era relativamente fácil: la cucaracha tenía que correr por un pasillo recto. La otra tarea, más complicada, obligaba a la cucaracha a desplazarse por un laberinto relativamente intrincado. Como ya debe suponer (en caso de que haga alguna suposición sobre las cucarachas), los insectos realizaban la carrera sencilla más deprisa cuando otra cucaracha la observaba. La presencia de otra cucaracha incrementaba su motivación y, por consiguiente, hacía mejor papel. Sin embargo, cuando se trataba de correr por el laberinto, se esforzaba por desenvolverse y abrirse camino ante una audiencia, pero lo hacía mucho pero cuando llevaba la misma tarea compleja en solitario.

Las cucarachas dan mucho de sí, hasta el punto de que incluso tienen su propio museo.
Imagen | Sarah Camp

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio