Publicidad

La gripe que mató a más gente en la Primera Guerra Mundial que la propia guerra

1 comentario

Publicidad

La Peste Negra es probablemente el peor desastre de la historia de la humanidad. El balance total de víctimas fue de unos 75 millones de personas. Muchos de los que la sufrieron creyeron, en efecto, que aquello era una plaga bíblica y que el fin del mundo estaba cerca. La epidemia fue debida a una terrible mezcla de peste bubónica, neumónica y septicémica.

Tras la Peste Negra, la peste bubónica regresaría a Europa en seis ocasiones más, solo en seis décadas, reduciendo la población del continente a la mitad.

Si la Peste nos suena lejana, quizá resulte más familiar la gripe. Posiblemente la primera pandemia de gripe apareció en 1580. La gripe rusa de 1889 mató, en solo cuatro meses, a 250.000 europeos, y posiblemente unas 750.000 persona en el resto del planeta.

El peor brote, con todo, se produjo en los últimos meses de la Primera Guerra Mundial, la llamada «gripe española», que contó con más víctimas que los de la propia guerra. En 1957, la «gripe asiática» mató a unos cuatro millones de personas en todo el mundo.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir