Compartir
Publicidad

La ciudad que vivía por y para la ciencia ideada por Bacon

La ciudad que vivía por y para la ciencia ideada por Bacon
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Francis Bacon, a pesar de no considerarse científico, fue uno de los padres de la ciencia moderna por su modo de enfocar el problema de cómo acumular conocimiento verificable. En uno de sus libros menos conocido, sin embargo, narra la historia inventada en la que unos marineros llegan a una isla desconocida en el océano Pacífico: La Nueva Atlántida.

La civilización de esta ciudad utópica se regía por la ciencia y la felicidad se obtiene a través fundamentalmente de ella.

Para lograr que la ciencia sea tan importante, los sabios trabajan en una organización llamada Casa de Salomón, que trata de investigar los secretos de la naturaleza, como explica uno de los sabios:

El fin de nuestra fundación es el conocimiento de las causas y movimientos secretos de las cosas, así como la ampliación de los límites del imperio humano para hacer posibles todas las cosas.

320px Bacon 1628 New Atlantis Title Page Wpreview

En el 1660, se inauguraba de forma oficial la Royal Society en Londres, que aspiraba a instaurar en Inglaterra una organización semejante a la Casa de Salomón. Y por supuesto seguían muchas de sus ideas, como la de presentar los hechos extraordinarios sin efectismos propios de magos y presdigitadores, como explica otro sabio de la Casa de Salomón:

Nosotros, que poseemos tantas cosas naturales que inducen a admiración, podríamos engañar a los sentidos si mantuviéramos ocultas estas cosas, y arreglárnoslas para hacerlas aparecer como milagrosas. Pero odiamos tanto las imposturas y mentiras que hemos prohibido severamente a nuestros ciudadanos, bajo pena de ignominia y multa, que muestren cualquier obra natural adornada o exagerada, debiendo mostrarla en su pureza original, desprovista de toda afectación.

Utopías que ya no lo son tanto gracias a la Royal Society o, más aventuras y actuales como la Singulariy Universitiy. Abunda en ello Daniel Tubau en su libro No tan elemental:

La de Bacon fue la más célebre de las utopías posteriores a la Edad Media, un género muy de moda en una época en la que comenzó a imaginarse un futuro en el que todo podría ser transformado por la actividad humana (…) durante siglos, Bacon fue considerado el hombre que había logrado hacer descender la ciencia desde los cielos de la especulación y la teoría hasta el terreno sólido de la observación y la experimentación.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos