Compartir
Publicidad

Internet se acerca a los 40

Internet se acerca a los 40
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Casi cuarenta añitos tiene ya nuestra querida, odiada, venerada, respetada red de redes. El proyecto ARPANET, en su fase de diseño, nació allá por el año 1968 (aunque hay quien afirma que fue en 1966, la información sobre este tma es casi tan diversa como poco concreta), cuando un grupo de ilustres investigadores de las ciencias de las computadoras maduraron una idea que les permitiría hacer realidad la compartición de recursos entre ellos, con fines de investigación. ARPA(Advanced Research Projects Agency), agencia nacida en el año 1958 como respuesta al Sputnik soviético, tenía un grupo bien nutrido de científicos de computadoras que trabajaban para el gobierno en tareas de investigación, pero el número de ordenadores disponibles para ellos era tan reducido que comenzaron a pedir más. En esa época, un ordenador era un monumento mecánico-electrónico que era muy poco asequible por lo caro. Así, la agencia les propuso compartir lo que tenían de alguna manera, utilizando los conocimientos (bastante pobres en ese momento) sobre redes de datos, y aprovechando la infraestructura telefónica tradicional. Este tipo de propuestas, hechas a ingenieros de cierto calibre, es como retar a McGyver a salir de una prisión con chicle mascado, un clip y papel de aluminio. No sabe, pero inventa. Y el grupo tampoco sabía, pero el germen de ARPANET estaba sembrado. En el año 1959 ya se comenzaba a especular con una nueva área del conocimiento que era virtualmente desconocida, las redes de datos. Leonard Kleinrock, ilustre entre los ilustres, comienza su tesis doctoral en este campo, trabajo que le llevaría hasta 1962, y tendría que esperar dos años más para la publicación de sus investigaciones, en 1964. Sus trabajos a partir de este fueron parte de la clave para que ARPA se fijase en las redes de computadores, y para que un día a mediados de los años 60 propusiese la primera posibilidad de conexión práctica de ordenadores en una red telefónica. Las dificultades técnicas a las que tuvieron que enfrentarse estos pioneros eran inmensas, las referencias eran mínimas, el campo estaba totalmente abierto por su vacío conceptual.

Por poner algunos ejemplos, los propios investigadores sabían que querían construir una red de ordenadores, pero no sabían exactamente para qué. Tenían que definir qué se suponía que los hosts (las máquinas del extremo de la comunicación) tenían que hacer para hacer realidad la interconexión. Había que lidiar con el problema de adaptar los bits y bytes con los que trabajan las computadoras al tipo de señales para ser transmitidas por la red telefónica, algo nada trivial. Hoy si lo es (aunque depende de para quién), pero hay que tener poco sentido de la perspectiva para no dar la importancia que tiene el desarrollo en el momento en que se hizo.

También se dieron cuenta pronto de que necesitaban realizar abstracciones de los problemas según de qué tipo para realizar de forma eficiente la comunicación, y de ahí surgió el concepto de pila de protocolos, capas de protocolos o cualquier otro nombre por el que se conozca algo del estilo a lo que sería en su momento OSI(Open Systems Interconnection), o la pila TCP/IP. De hecho, se dieron cuenta rápidamente que, posiblemente, necesitasen siete capas o compartimentos para los protocolos de comunicaciones.

Si se profundiza un poco en la historia del nacimiento de ARPANET, en las motivaciones, en los problemas que surgieron, en la filosofía esencial de la red, pueden verse paralelismos muy interesantes. No tenéis más que escarbar un poco por las referencias del final del artículo y utilizar Gooogle para empezar a relacionar aquéllas situaciones con las actuales. Esto es realmente otro tema que me gustaría desarrollar si tuviese el tiempo suficiente (y si interesa realmente), pero el caso es que aquélla red de la época anterior a Starsky y Hutch, contemporanea a Star Trek, se mantiene básicamente idéntica en concepto. La red original se multiplicó en varias interconectadas, con lo cual el término internet tuvo su valor, y posteriormente se particularizó como Internet (con mayúscula, por si no os habíais fijado), que se define como la red de redes, o la red de internets. Aparte de esto, hay cantidad de añadidos a la idea original, a las primeras aplicaciones (transferencia de ficheros mediante FTP, correo electrónico vía SMTP(Simple Mail Transfer Protocol) y otros) siguió (saltándome muchos en el medio) el desarrollo del WWW(World Wide Web), em 1993 (unos 25 años después) el catalizador más espectacular que dio lugar a la explosión demográfica de Internet, y nos deja ahora en el presente. Estamos en una situación de conectividad global, de enormes intercambios culturales, educacionales, intercambios de información, fomento del teletrabajo, la telemedicnia, todos los nuevos servicios telemáticos que vamos conociendo (incluyendo el fenómeno de la mensajería instantánea, el negocio online, y un larguísimo etcétera). Esta situación necesita un cambio que se está investigando y desarrollando con cautela, ya que las implicaciones de hacerlo de una manera u otra son totalmente diferentes y, por qué no decirlo así, es posible que haya una manera errónea. Hoy se está investigando no sólo cómo ofrecer nuevos servicios a los usuarios, sino la metamrfosis de la Red para afrontar el futuro que queremos que tenga. Pero esa es otra historia, y a lo mejor os la contamos en otra ocasión...

Referencias

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos