Publicidad

Éste es el oído mas desarrollado de un animal no acuático

Éste es el oído mas desarrollado de un animal no acuático
Sin comentarios

Publicidad

Si exceptuamos especies acuáticas, el oído más desarrollado del reino animal lo posee el murciélago: sus sistema de ecolocalización ultrasónica es tan precisa que es capaz de detectar insectos tan diminutos como un mosquito. Emiten ondas de sonido con la boca o la nariz, y al rebotar en un objeto, envían un eco. La mayoría de especies usan frecuencias de 20-89 kHz, pero algunas oyen frecuencias de 120-250 kHz.

Si os gustan los murciélagos, durante el mes de octubre hay algo así como una aquelarre donde se reúnen entre cinco y diez millones de ellos, a la sazón la mayor concentración de mamíferos. Podéis visitarla aquí.

Pero no son las únicas marcas que en que el murciélago toma la delantera respecto a otras especies. Entre los murciélagos también hallamos el mamífero más pequeño: el de nariz de cerdo de Kitti (Craseonycteris thonglonyai) tiene el tamaño de una abeja grande y solo pesa entre 1,7 y 2 gramos.

La especie Pipistrellus pygmaeus cyprius es el mamífero más nuevo de Europa. Es endémico de la isla de Chipre y fue descrito formalmente en el año 2007. Es el último mamífero, pues, descubierto en Europa.

Bats 300857 640

El murciélago también tiene la lengua más larga para un mamífero, proporcionalmente hablando. Tal y como leemos en el Guinness World Records 2016:

El murciélago longirostro de labio largo de los Andes ecuatorianos posee una lengua que alcanza los 8,49 cm, un 150% de su longitud corporal. Cuando no la usa, la guarda en una caja torácica.

Este murciélago fue descubierto en una fecha tan reciente como 2005 por parte de Nathan Muchala, de la Universidad de Miami en Florida.

El murciélago más escaso del mundo es el falso vampiro australiano, que seguramente no supera los 1.500 ejemplares. La mayor colonia se encuentra en las cuevas de Mount Etna en Queensland, Australia.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir