Publicidad

¿Cuándo dinero falso se debería falsificar para que tuviera impacto en el mundo?

¿Cuándo dinero falso se debería falsificar para que tuviera impacto en el mundo?
4 comentarios

Publicidad

Publicidad

Imaginad que os descargáis un PDF con copias exactas de billetes de cien dólares y que vuestra impresora es capaz de imprimirlo en hojas idénticas a las que se usan en los billetes de verdad. ¿Todo ese dinero falso tendrá algún impacto en la economía?

Imaginemos que cada minuto imprimimos una hoja con cuatro billetes impresos. Eso daría 200 millones de dólares al año.

Los cálculos sobre esta cuestión un tanto absurda, pero interesante desde el punto de vista de las matemáticas y la economía, los hizo Randall Munroe en su libro ¿Qué pasaría si…?

Esto basta para hacerte muy rico, pero no es suficiente para hacer mella en la economía mundial. Como hay 7,8 millones de millones de billones de billetes de 100 dólares en circulación y la vida de un billete 100 dólares es de unos 90 meses, eso significa que se producen unos 1.000 millones al año. Tus 2 millones de billetes adicionales al año apenas se notarían.

Otros casos de obsesión con los billetes

Dollar 163473 960 720

Falsificar billetes ha sido una constante desde que se inventó el papel moneda. Pero la verdadera obsesión por estos pedazos de papel se pone en evidencia en los casos de devaluación de la moneda que han sufrido muchos países.

Como Zimbabue, donde las cotas de inflación han llegado a alcanzar el 100.000 por ciento y un billete de 10 millones de dólares zimbabuenses apenas valía en realidad tres dólares estadounidenses.

O el famoso caso de los años 1920 en la República de Weimar, en Alemania, donde un dólar llegó a costar 14,2 billones (con B) de marcos. Y caso parecidos los encontramos en Indonesia, Vietnam, Irán y otros tantos lugares donde se emiten billetes de 500.000 dongs o de 100.000 rupias que en realidad son pura calderilla.

Sea como fuere, los billetes cambian continuamente de manos. Es algo que constató Eurobilltracker, un proyecto en el que cada usuario de billetes de euro introduzca en una base de datos los números de serie y la información de localización de cada uno de sus billetes para conseguir rastrear el itinerario de los mismos por todo el mundo. En España, sus más de 11.650 usuarios han registrado más de 5 millones de billetes en 6.000 poblaciones diferentes.

La versión estadounidense de este estudio de los movimientos demográficos del dinero (que a la larga seguramente descubriríamos que finalizan casi siempre en los mismos bolsillos) se llama Where´s George? La versión canadiense es Where´s Willy?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir