Publicidad

Animales que contribuyeron al desarrollo de la ciencia

Animales que contribuyeron al desarrollo de la ciencia
13 comentarios

Publicidad

Publicidad

En el Reino Unido gastaron en 2008 unos 150 millones de dólares en regalos de Navidad para sus mascotas. O que en Japón hay casi 19 millones de mascotas (más que el número de niños menores de 15 años): la industria dedicada a su cuidado y confort genera 8.800 millones de dólares al año. Los animales, pues, forman parte de nuestra vida hasta límites insospechados.

Además, muchas clases de animales merecerían una residencia para pasar sus últimos días habida cuenta de las innumerables hazañas que han protagonizado, y no sólo en el ámbito de la ciencia. Como el palomo mensajero Cher Ami, que fue condecorado con la Croix de Guerre por su encomiable labor de entregar 12 mensajes de vital importancia al cuartel estadounidense en Francia durante la Primera Guerra Mundial. Uno de estos mensajes salvó la vida de aproximadamente 200 hombres del Batallón 77, que se había extraviado durante la Batalla de Argonne, el 4 de octubre de 1918. Hoy está embalsamado junto a su medalla en el Museo Nacional de Historia Americana.

Si nos ceñimos a la ciencia, concretamente la astronomía, entonces no podemos olvidarnos del perro Apollo, que recibió la Medalla Dickin y fue elegido por Gran Bretaña como representante de todos los perros de rescate que trabajaron buscando víctimas de los atentados a las Torres Gemelas del 11 de septiembre. O Laika, que viajó en el Sputnik 2 en 1957. Al principio los responsables del experimento dijeron que no era intencional que Laika muriera en el espacio.

Con todo, los perros, gatos y primates no humanos representan en conjunto menos del 0,2% de los animales utilizados en investigación.

Otros animales

1024px-Мышь_2-1.jpg
El 97% de la investigación en el Reino Unido se hace en ratones, ratas, peces y aves. Como Doogie, conocido como “El Súper-Ratón”, que fue genéticamente modificado por científicos de la Universidad de Princeton. Este roedor podía aprender rápidamente y tenía una memoria que sobrepasaba, de manera notable, la de sus congéneres.

Casi todos los Premio Nobel de Fisiología o Medicina desde 1901 han basado su investigación en datos obtenidos en animales. Los anestésicos modernos, la vacuna contra el tétanos, la penicilina e insulina todos confiaban en la investigación con animales en su desarrollo. Si bien Fleming descubrió la penicilina sin utilizar animales, Florey y Chain (con quienes compartió el Premio Nobel) descubrieron cómo la penicilina podría ser utilizada para combatir infecciones internas del cuerpo utilizando ratones.

Las técnicas quirúrgicas modernas también fueron perfeccionadas en los animales.

Moscas

800px-musca_domestica_portrait.jpg
Las moscas también han contribuido decisivamente en el avance de la ciencia. Concretamente para la Drosophila, la diminuta mosca de la fruta. Este insecto es el animal favorito de los genetistas para la experimentación porque se reproduce rápida y fácilmente y tiene un genoma muy similar al del ser humano.

La especie que estudian, llamada Drosophila melanogaster, se ha transportado por todo el mundo para su cría en laboratorio. Gracias al esfuerzo desinteresado de estas moscas se han logrado esclarecer muchos de los principios básicos de la genética. Incluso a finales de los años 1960, científicos alemanes las usaron para probar los efectos de las mutaciones, originando moscas que tenían las patas, las alas o los ojos mal colocados.

Vía | Bioterios

Foto | JJ Harrison

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir