Compartir
Publicidad

Mi nombre es Marion "Tank" LeFleur

Mi nombre es Marion "Tank" LeFleur
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Este curioso nombre se corresponde con el robo-recepcionista desarrollado por un grupo de investigadores del Instituto de Robótica del Carnegie Mellon de Pittsburg. Lo visible de "Tank" LeFleur es un monitor en el que se representa la cara del recepcionista, que con la mayor de las sonrisas te ofrecerá sus servicios cuando sus sensores detecten tu presencia.

Puedes preguntarle lo que se te ofrezca mediante un teclado, preguntando cosas como las que preguntarías al humano de turno, y que Marion responderá con una sonrisa de lo más televisiva (a mi me recuerda a Troy McClure). También es posible que el robot te gaste una broma, o por lo menos, que se meta con su creador, Reid Simmons. "El dr. Reid es mi jefe," dice Tank. "No lo conozco bien todavía... ¿Qué es lo que ocurre con su pelo?". Lejos de ser una tontería, la intención del experimento es hacer los robots menos robóticos, que no sean aburridos y súper formales. Sicológicamente sería un paso adelante en la futura integración de las máquinas en la sociedad. Me refiero a las máquinas humanoides, ya que las máquinas, o robots, las tenemos desde hace unos años, dándonos dinero en cualquier esquina. A la vista esta la sonrisa de oreja a oreja de LeFleur Tank es, en realidad, el segundo robo-recepcionista que tienen en el grupo de investigación. El primero, Valerie, era fan incondicional de Barbra Streissand, y su desaparición después de dos años de servicio fue dura. Sn embargo, Simmons cree que Tank calará más hondo que Valerie, aunque emocionalmente es un perdedor. Los programadores introducen en Tank información sobre el pasado, e intentan que el recepcionista sea natural, en el sentido de que responda a las expectativas que un ser humano tiene acerca de lo que debe ser un recepcionista.

Incluso es capaz de reaccionar ante groserías por parte del cliente, enfadándose y contestando cosas como un airado: "¡No tengo tiempo para perderlo contigo haciendo el tonto todo el tiempo!", que sería como un castizo "Vete a tomar...",... morcillas en vinagre. Por el contrario, si le escribes "Te quiero", te responderá con un lacónico "Todavía no me conoces lo suficiente".

El objetivo a partir de ahora es, además de dar a Tank más fondo en la conversación, más recursos y cotilleos, por decirlo de alguna manera, dotarlo con la capacidad de reconocer individuos por medio de software de reconocimiento facial.

Vía | npr

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos