Compartir
Publicidad

Éste es el primer robot sacerdote del mundo y puedes contarle tus pecados

Éste es el primer robot sacerdote del mundo y puedes contarle tus pecados
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

BlessU-2 es el primer sacerdote del mundo, aunque su aspecto no sea sobrio como el de un sacerdote. Si el usuario le cuenta sus zozobras en la pantalla táctil que lleva en el pecho, el robot le tranquilizará con sus palabras.

Las bendiciones robóticas vienen en cinco idiomas y se acompañan de gestos de brazos como los de un sacerdote (además de un significativo movimiento de cejas, al más puro estilo Disney). También se le iluminan las manos, y la nariz lleva una luz azul intermitente.

Interacciones robot

BlessU-2 fue presentado en 2017, en Alemania, con motivo de los 500 años del inicio de la Reforma Protestante, en una pequeña iglesia luterana en Wittenberg. BlessU-2 es capaz de decir "Dios te bendiga" en cinco idiomas (alemán, inglés, francés, español y polaco), además de recitar trechos bíblicos e imprimirlos.

Tras preguntar en qué idioma quieres el servicio, el robot pregunta: “¿Desea ser bendecido por una voz masculina o por una voz femenina?”. Después de resolver esta cuestión, vuelve a preguntar: “¿Qué tipo de bendición desea?”. Hay cuatro tipos: de “estimulo”, “renovación”, “acompañamiento” y “comprobación”, según se lee en el pecho del religioso mecánico. Suenan tal que así: “el Señor dice: 'os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo en vosotros'. Vaya en paz con Dios. Amén”.

Tras pronunciar el mensaje religioso, el robot pregunta si se quiere conservar un recuerdo de sus palabras. En caso afirmativo, una sección de su amplia barriga se abre y** en un cajón una pequeña impresora imprime la bendición como si fuera un tique de compra**. El robot le termina dando la bendición leyendo uno de los 40 extractos de la Biblia que figuran en su memoria.

BlessU-2, construido a partir de piezas generadas por una impresora 3D, un ordenador portátil, una pequeña impresora y la estructura básica de un cajero automático.

Es un robot bastante tosco, casi de parque de atracciones para niños, pero es un paso más hacia la robotización de determinados servicios; y que explica un poco más cómo es posible que, según una encuesta de abril de 2016, el 34 % de los jóvenes británicos encuestados respondieran que sí a que tendrían un novio robot siempre que se pareciera y se comportara como una persona. Lástima que BlessU deberá mantener su promesa de celibato.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio