Publicidad

ASIMO en el Salón Internacional del Automóvil de Madrid

1 comentario

Publicidad

Publicidad

Pues si, otra vez ha llegado ASIMO a hacer unas cuantas monerías al Salón de Madrid. Digo monerías en el mejor de los sentidos, ya que el robot, lejos de hacer cosas espectaculares, demuestra un par de movimientos críticos realizados impecablemente, y lo que si consigue es hacer las delicias de los asistentes más pequeños,... y del auto del vídeo, solrak, un compañero del trabajo.

Este primer video es de cuando ASIMO llega al escenario. La voz a mi no me ha gustado nada, demasiado melosa y extraña, ¿verdad? No hay mucho que reseñar, la verdad. Después podréis ver más aspectos de la demostración.

Subir escaleras ya tiene su mérito. Sólo caminar tiene sus patrones definidos, una especie de protocolo establecido según el cual se definen una serie de tiempos en los que el robot debe acelerar hasta llegar a la velocidad adecuada, caminar a velocidad constante, y decelerar, también durante un tiempo específico, hasta detenerse. Ambos tiempos de aceleración-deceleración son, en general, más cortos que el tiempo intermedio de velocidad constante.

La capacidad de ASIMO para caminar ha evolucionado desde los primeros tiempos, hasta llegar a disponer de hasta tres patrones de giro diferentes (uno de ellos combinado de los otros dos), e incluso es capaz de anticipar en tiempo real movimientos que requieran un desplazamiento del centro de gravedad. También camina de manera más suave ya que no realiza pausas entre las fases de aceleración-deceleración y la de movimiento uniforme.

En la página de Honda dedicada a ASIMO tenéis más información acerca de la evolución en la técnica de caminar para llegar a este punto actual. Subir escaleras "simplemente" complica el cálculo del reparto de masas, y hace que los patrones de movimiento de las diferentes partes de las piernas varíen, así como la inclinación relativa del tronco, etcétera.

Si duda subir era complicado, pero bajar se lleva la palma. El mero hecho de que el pie que adelanta deba llegar hasta más abajo de lo normal es indicativo de la auténtica dificultad de este movimiento. No tiene nada que ver con subir una escalera, y de hecho la primera respuesta de ASIMO al presentador cuando éste le invita a najar es negativa... El tiempo de proceso se nota que es mucho mayor que para subir.

Y una vez que ha terminado su "espectáculo, ASIMO se despide, hasta la próxima ocasión. Pero, si no existe una nueva versión del robot, me parece que no le prestaremos mucha atención, ¿no?

Gracias a solrak por los videos. Los he utilizado todos, hehehe.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir