Compartir
Publicidad

Las coincidiencias que unen a Stephen Hawking con Galileo, Newton y Einstein

Las coincidiencias que unen a Stephen Hawking con Galileo, Newton y Einstein
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer 14 de marzo fallecía Stephen Hawking, quién pasará a la historia por su trabajo sobre los agujeros negros y por unificar la relatividad y la mecánica cuántica. Además de escribir quince libros y recibir doce doctorados honoris causa, fue un icono de la ciencia y la cultura.

Para conocerle un poco mejor, vamos a tirar del hilo de las coincidencias de otros tres grandes científicos del pasado: Galileo, Newton y Einstein.

Einstein

Hace 139 años, justo el 14 de marzo de 1879 (día de la muerte de Hawking), nació Albert Einstein, que estableció las bases de la teoría de la relatividad que tomó como punto de partida Hawking años más tarde.

El cociente intelectual de Stephen Hawking, según las pruebas estándar, era 160 o 165, el mismo que muchos biógrafos atribuyen a Einstein y Newton.

Además, murieron ambos a la misma edad: 76 años. Y los dos fueron dos iconos del pop, quizá los científicos más conocidos por los legos en ciencias. Incluso en caso, los compañeros de Hawking solían llamarle ‘Einstein’.

Royal Society Historia Ciencia 768x604

Galileo

Además, Hawking nació el 8 de enero de 1942, el mismo día trescientos años después de la muerte de Galileo (8 de enero de 1642).

La postura Hawking respecto a Dios también ha sido analizada en busca de una postura clara. Según el texto, parece inclinarse hacia una u otra. Su declaración más chocante, sacada de su libro El gran diseño, seguramente sea ésta:

Porque existe una ley como la de la gravedad: el universo puede y podría crearse por sí mismo de la nada. La creación espontánea es la razón por la que resulta redundante el papel de un creador.

El mismo Hawking dijo que “Me alegró saber que él no se había percatado de que había presentado una ponencia en la que teorizaba sobre cómo empezó el universo. No me hacía gracia la idea de ser entregado a la Inquisición como Galileo”. Con "él" se refiere a uan Pablo II, que le pidió que no estudiara el origen del universo, puesto que sólo compete a Dios.

Newton

Newton también puso a Dios en su sitio, como se escribe Isaac Asimov en 100 preguntas básicas sobre la ciencia:

En 1687 publicó Newton sus Principia Mathematica, en latín (el libro científico más grande jamás escrito, según la mayoría de los científicos). Allí presentó sus leyes del movimiento, su teoría de la gravitación y muchas otras cosas, utilizando las matemáticas en el estilo estrictamente griego y organizando todo de manera impecablemente elegante. (...) Ese hombre y ese libro destruyeron la influenciaparalizante de los antiguos y rompieron para siempre el complejo de inferioridad intelectual del hombre moderno. Tras la muerte de Newton, Alexander Pope lo resumió todo en dos líneas: «La Naturaleza y sus leyes permanecían ocultas en la noche. Dijo Dios: ¡Sea Newton! Y todo fue luz.»

También el 14 de marzo se celebra el día dedicado al número Pi (3,14), la constante de la relación entre la circunferencia de un círculo y su diámetro, que en el calendario estadounidense se identifica con marzo (tercer mes del año) y el día 14.

El primero en calcular el valor del Pi fue el matemático siracusano Arquímedes. Después de Arquímedes tomó el relevo Isaac Newton que, al establecer el valor de 3,14, encontró los primeros 16 decimales. Y justo en la cátedra de matemáticas que en 1669 era de Newton, la Universidad de Cambridge, Inglaterra, Hawking la ocupó durante treinta años, de 1979 a 2009.

Hawkingtng08292012

Como curiosidad mediática, la serie Star Trek. El científico británico, aficionado a la serie, aparecía interpretándose a sí mismo. De hecho, es el único personaje de la serie de ciencia ficción que es real. En una escena (en Descenso, de Star Trek: La nueva generación), Hawking juega una partida de póker contra Isaac Newton, Albert Einstein y Data, el androide que capitanea la nave.

Todas estas coincidencias, en realidad, no tienen demasiado valor, solo sirven para rescatar las biografías de tres grandes científicos que marcaron el legado de la ciencia en su momento histórico. Si nos pusiéramos a buscar coincidencias entre Hawking y cualquier otra persona del planeta, hallaríamos también un buen puñado de ellas. Basta con escoger dos personas importantes y ponerse a cruzar datos, como ya nos demostró el matemático John Allen Paulos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos