Compartir
Publicidad

La búsqueda de la anticoncepción femenina: una historia de ciencia y política

La búsqueda de la anticoncepción femenina: una historia de ciencia y política
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El camino hacia el acto sexual sin sufrir sus consecuencias reproductivas ha sido largo y tortuoso, jalonado de mitos y de soluciones en absoluto eficaces, cuando no profundamente nocivas para la salud: desde cócteles tóxicos cargados de mercurio hasta licor casero de testículo de castor.

La historia hacia la llegada de uno de los métodos anticonceptivos más innovadores en términos biológicos, la píldora combinada de estrógenos y progesterona, no solo tuvo que ver con la ciencia, sino también con la determinación política.

El inicio de esta historia es la del farmacéutico Rusell Marker (1902-1995), quien aspiraba a producir hormonas sintéticas, la progesterona, que en 1938 era muy costosa de sintetizar. En su búsqueda de un sustituto más económico, descubrió las posibilidades de las saponinas: moléculas botánicas que se comportan como esteroides animales (un tipo de hormas en el que se incluyen la testosterona, los estrógenos, la progesterona y el colesterol).

Tras viajar a México para hallar las especies de ñame silvestre adecuadas, Dioscorea mexicana y Dioscorea composita, obtuvo un compuesto llamado diogesmina que se puede transformar en progesterona. Como las empresas farmacéuticas rechazaban su compuesto, Marker fundó su propia compañía en Ciudad de México, en 1944: Syntex.

Margaret Sanger

Bio Mini Bios Margaret Sanger Sf Hd 768x432 16x9

Pero el progreso de esta investigación tuvo un empuje político liderado por Margaret Sanger, una activista de los derechos de las mujeres, y Katherine Dexter McCormick, filántropa versada en ciencia. Tal y como explica Zoe Cormier en su libro La ciencia del placer:

Convencidas de que las mujeres necesitaban un método profiláctico seguro que estuviese bajo su control, Sanger buscó un farmacéutico capaz de acelerar el progreso de la investigación, y convenció a la adinerada McCormick para que financiase el trabajo de Marker.

Fruto de este empuje, nació el Pincus Progesterone Project, liderado por el científico Gregory Pincus. El ensayo, habida cuenta de las cantidades orina que necesitó, fue apodado PPP (en inglés, la letra “p” se pronuncia igual que la palabra “pee”, pis).

Finalmente, tras realizar ensayos clínicos en Puerto Rico, estado libre asociado a Estados Unidos, fueron afinando la píldora hasta conseguir una mezcla de estrógenos y progesterona. El hallazgo se habría retrasado mucho más sin la financiación necesaria, surgida del empuje político, tal y como escribió en 1931 el escritor de ciencia ficción H. G. Wells:

Cuanto se escriba la historia de nuestra civilización será una historia biológica y Margaret Sanger será la protagonista.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio