Compartir
Publicidad
Publicidad

Arquímedes y ¡Eureka!

Arquímedes y ¡Eureka!
Guardar
30 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Con motivo del artículo ¿Cómo vuela un globo? he pensado en hablar un poco sobre la famosa expresión Eureka. Arquímedes fue un gran matemático, físico, ingeniero y astrónomo que vivió en Siracusa en el siglo II a. C. Existen muy pocos datos veraces sobre su vida, pero sí se conocen muchas historias y anécdotas. Una de las cosas que se conocen con seguridad es que Arquímedes estudió en el centro cultural más importante de aquel tiempo: Alejandría, en Egipto. Y que dedicaba todo, todo su tiempo a investigar (se rumoreaba que incluso evitaba bañarse en pro de seguir investigando).

Entre sus anécdotas más famosas se encuentra la famosa “Eureka”. Cuenta el arquitecto e ingeniero romano Vitruvio, que en cierta ocasión el rey Herón II de Siracusa ofreció una gran cantidad de oro a un orfebre, para que le hiciera una corona de oro totalmente pura. Cuando la corona estuvo terminada el rey comenzó a sospechar que el orfebre no había empleado todo el oro en la corona, y por tanto había sisado parte de él.


Herón II le planteó el problema a Arquímedes y éste se puso manos a la obra. Al no poder fundir la corona para calcular su masa y volumen, el problema se antojaba complicado. Sin embargo, mientras tomaba un baño, notó que el agua de la bañera se desplazaba cuando él se introducía en ella. De esta forma comprendió que si introducía un volumen dentro del agua y medía la altura que alcanzaba ésta, podría determinar el volumen de la corona y por tanto su densidad.

Cuenta la historia que Arquímedes se puso tan contento al descubrir esto, que salió de la tina donde se estaba bañando y desnudo fue corriendo por las calles de la ciudad gritando: ¡Eureka! ¡Eureka! (en griego, “lo conseguí”). Cuando llegó al palacio, sumergió la misma cantidad de oro puro que el rey había entregado al orfebre y midió la altura del agua. Al introducir la corona notó como la altura era menor. De esta forma, al ser el volumen igual, la única explicación era que las densidades eran diferentes. Finalmente el orfebre confesó que había quitado oro y agregado plata.

Arquímedes es conocido como una las figuras más ilustres en ciencias y matemáticas de la antigüedad. No sólo por la famosa expresión, sino por sus trabajos sobre “La medición del círculo”, “La cuadratura de la parábola”, etc. En cualquier caso, ya sabéis el origen de esta particular historia para que podáis compartirla con vuestros amigos y conocidos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos