Publicidad

¿Tu cara es bonita? No tanto como crees

¿Tu cara es bonita? No tanto como crees
Sin comentarios

Publicidad

Nos gusta mirarnos en el espejo. Posamos, hacemos morritos, entrecerramos los ojos a lo Clint Eastwood o torcemos la boca en la sonrisa socarrona de Bruce Willis. Sí, también es cierto que descartamos las fotos que no nos convencen, o usamos filtros de Instagram, pero en general, a grandes rasgos, nuestra cara nos gusta. O al menos nos gusta más de lo que gusta a los demás.

Es lo que señala Nicholas Epley, de la Universidad de Chicago, y Erin Whitchuch, de la Universidad de Virginia, tras realizar un experimento en el que se pedía a personas identificar retratos de sí mismas a partir de una serie de rostros trucados. El estudio fue publicado en Personality and Social Psychology bajo el título “Mirror, Mirror on the Wall: Enchancement in Self-Recognition”.

Lo que sucedió en esta rueda de reconocimiento egocéntrica es que los participantes identificaron sus propios retratos mucho más rápidamente cuando sus rostros habían sido mejorados informáticamente para ser un 20 % más atractivos. Tal y como abunda en ello Joseph Hallinan en su libro Las trampas de la mente:

No sólo eso, se gustaban más también cuando se les presentaba imágenes de sus caras que eran más bellas, más agradables, o menos retocadas, llamando a la versión más hermosa de sus caras el rostro genuino, no retocado (Por cierto, no mostraron tal tendencia al ver caras de extraños).

Imagen | Suus Wansink

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir