Publicidad

Tu autoconciencia se reduce a medida que escalas en la pirámide social

Tu autoconciencia se reduce a medida que escalas en la pirámide social
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

Todos tenemos historias de nuestro entorno laboral en la que jefes o responsables de departamento son, además de unos negados para su trabajo, unos completos maleducados, unos altaneros que tratan despóticamente a sus subalternos, siempre seguidos por un séquito de favoritos que casi parece su harén nepotista.

Parece que esta clase de persona es la más frecuente, porcentualmente, entre los que ocupan cargos en la cima de la pirámide jerárquica. Y, además, son personas que no son conscientes de ello, que apenas se lo señalas, se defienden o culpan a otro. En ese sentidom no son nada autoconscientes.

La prueba de la autoevaluación

Business Idea 647205 640
Una prueba para evaluar hasta qué punto somos autoconscientes consiste en la llamada “evaluación 360º”, que pasa por solicitar a alguien que se valore a sí mismo en un rango de rasgos concretos para comparar, posteriormente, lo que opinan de eso mismo una docena aproximada de personas que conocen al examinado.

Esta docena de examinadores pueden evaluar al personaje en cuestión desde el anonimato, para asegurarnos que habla con franqueza.

Lo que parece es que existe una correlación fuerte entre el poder y la conciencia de uno mismo, y la falta de autoconciencia aumenta a medida que el rango de la persona evaluada también es mayor, como sugiere el estudio de Fabio Sala para Journal of Consulting Psychology: Research and Practice, titulado “Executive Blindspots: Discrepancies Between Self-Other Ratings”.

Tal y como explica el psicólogo de Harvard Daniel Goleman en su libro Focus:

Una teoría explica esa distancia aduciendo que, a medida que aumenta el poder que la persona tiene en una organización, se estrecha el círculo de quienes están dispuestos o son lo suficientemente honestos como para admitir sus rarezas. Y también los hay que tan solo niegan esos problemas o ni siquiera pueden verlos.

Imagino que también contribuye el hecho de que quienes detentan el poder de despedirte o degradarte de tu puesto reciben menos críticas negativas de sus subalternos por temor a ser degradados. Sea como fuere, el poder corrompe, también, la autoconciencia. O la sencilla verdad de que uno quizá está siendo un completo gilipollas.

Imágenes | Pixabay

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir